Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calor se alía con las llamas en Cataluña, Valencia, Andalucía y Murcia

Los incendios forestales en las comunidades de Valencia, Cataluña, Murcia y »Andalucía proseguían ayer, algunos de ellos sin control, avivados por las elevadas temperaturas. Sólo el del Maestrazgo, en Aragón, parecía remitir.La Comunidad Valenciana sufrió otra dramática jornada de luto, con desalojos y cortes de carreteras y de líneas telefónicas. El fuego obligó a evacuar a unas 7.500 personas. Las llamas ganaban la partida a las más de 1.500 personas que intentaban apagarlas y abrían un nuevo frente en Requena. El incendio, que se inició el martes por la tarde -se sospecha que fue intencionado-, afectaba ya a las poblaciones de Utiel, Chera, Gestalgar, Buñol, Siete Aguas y Sot de Chera, y se propagaba, además, en un frente de varios kilómetros hacia Chera. La situación también era grave en Ontinyent.

En las inmediaciones de Millares, donde perecieron el lunes seis personas en el mar de fuego que asola la comarca de la Canal de Navarrés, los esfuerzos de los equipos de extinción se centraron en el frente que se dirigía a Cortes de Pallars, otra importante reserva forestal.

También en Cataluña la situación seguía siendo desesperante. Seis incendios, dos de ellos con un frente que quema violentamente las comarcas del corazón de la comunidad, continuaban sin ser extinguidos y sólo un cambio brusco del clima, por otra parte inesperado, puede contribuir a apagarlos en breve.

Masías arrasadas

Las pérdidas ecológicas son descomunales, pero además el fuego ha devastado decenas de masías y granjas de ganado y ha dejado en una situación de miseria a muchas familias. Estas zonas eran antes de gran valor por sus frondosos parajes vírgenes y una de sus fuentes de inversión era el turismo.En Andalucía, el más grave de los incendios registrados había devastado en la tarde de ayer unas 1.300 hectáreas en el parque natural de la Sierra de las Nieves, en la Serranía de Ronda, donde en la noche del martes murieron calcinadas dos personas. También allí las condiciones climatológicas, con temperaturas superiores a los 40 grados, que no se registraban en la zona desde hace 44 años, y vientos continuamente, cambiantes, obstaculizaban las labores de extinción, en las que participaban unas 300 personas. En la sierra almeriense de Filabres fueron evacuadas cinco poblaciones.

En Murcia, los más de mil habitantes de la pedanías de, Benizar fueron evacuados en autocares ante la proximidad de las llamas, que presentaban ya seis frentes activos. El fuego avanzaba hacia Moratalla, amenazando de desalojo a otras 9.000 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de julio de 1994