Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"El espectáculo está contra el arte"

Vienen a España los Rita Mitsouko, grupo de rock frances que mayor popularidad alcanza en Europa

Ella se llama Catherine Ringer (36 años) y se parece a una divinidad persa; él se llama Fred Chi Chin (40 años) y tiene las trazas de un titi parisiense, simpático y algo canalla.Rita canta con una prodigiosa voz de ópera y baila soberbia y espléndida, como un huracán. Son Rita Mitsouko, el grupo de rock más popular en Francia. Acaba de publicar su último disco, Sisteme D; preparan una gira por Europa, incluida España; huyen del encasillamiento con mezclas de músicas y critican la sociedad del espectáculo: "En ella, el arte no cuenta mucho".

Los Rita Mitsouko pasarán -dentro de unos meses, durante su gira europea- por España. "Un país del que no llego a entender por qué", dice Fred Chi Chin, "sólo somos conocidos por una minoría". "Todo eso es política", interviene Catherine Ringer. "Es porque en Londres controlan el 90% de la distribución discográfica en el continente. El proteccionismo económico decide cuándo y cómo se lanza un producto".

Los Rita Mitsouko se dieron a conocer en 1984 con Marcia baila, un disco del que se vendió un millón de ejemplares. Otros dos grandes éxitos de ventas, Le petit train y Andy, así como un vídeo musical, C'est comme Va, realizado por Jean Baptiste Mondino, les destacaron del resto de las corrierites musicales. La música de los Rita Mitsouko se inspira originalmente un poco en todas. "Nos interesa un ritmo que proceda por variación continua" explica Catherine. "Nos vale cualquier tiempo pasado en la historia de la música. Para ello utilizamos, mezclándolos, multitud de melodías o de estribillos populares que vienen de países y culturas diferentes".

"Eso es", añade Fred. "Tomamos, por ejemplo, un vals, el contrapunto del flamenco, un aire clásico, luego nos apoyamos en la parte rítmica de los americanos y ponemos encima una melodía eslava, pero interpretada con una mandolina. Creamos una sonoridad heterogénea, abierta a los afectos alegres y tristes de la existencia. No obstante, hemos de lograr una composición original, sólida. Si no, no vale".

Es casi imposible encasillar a los Rita Mitsouko en un género. No hacen rock puro, ni funk, ni tecno, ni sintético, ni rap, ni variedades. Tampoco practican el nihilismo del todo vale. Fred es un asiduo lector de poesía y gran aficionado al cine. A Catherine le gusta la pintura y bailar "los pasos de todas las danzas. Para divertirme. Para ser como una ola entrando en otra ola, dejándome llevar por los sentidos, sin oponerles resistencia".

Cerca de donde estamos, en Ruán, se celebra una carrera de bólidos acuáticos sobre el Sena. Las lanchas emiten un ruido impresionante cuando pasan. "La música empieza con el oído, no en el solfeo", dice. "Surge en la cabeza como la visita de una memoria física inconsciente, compulsiva, cuyo origen permanece misterioso. Nosotros intentamos captar la trayectoria de esas fuerzas y organizarlas, dándoles más o menos una unidad".Sus canciones recuerdan a, cuadros de Paul Klee. Y, al igual que los colores, los instrumentos se combinan. Las maracas , el acordeón, el arpa, el violín, el platillo de la batería. "Mi padre", cuenta Catherine, "amaba la radio. Pasaba las noches escuchando música india, rusa, africana. Cambiaba de emisora cada dos por tres, buscando constantemente el placer sentimental que procura el recuerdo. Y yo, desde un rincón, escuchaba la avalancha de tonalidades ignorando su procedencia. Entonces era muy niña y me gustaba saltar y tocar la flauta".A Fred, el interés por la fragmentación le viene del cine. ."Enfrente de casa había un cineclub y allí me encerraba días enteros, viendo películas italianas, españolas o brasileñas. Cuando me aburría, solía asociar las escenas al fondo musical, montándolas en mi imaginación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 1994