Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nostalgia total del periodismo

En el fondo, nos comprende a los periodistas porque él mismo lo fue y le gustó mucho. Reconoce que siente una nostalgia tremenda del periodismo. Empezó como redactor en el diario El Espectador, de Colombia, y luego continuó en Prensa Latina. Algunos de sus libros son auténticas crónicas, como La aventura de Miguel Littín, clandestino en Chile, y el periodismo es una constante en su literatura. El ejemplo más espléndido es, sin duda, su libro Doce cuentos peregrinos, en el que reconvirtió antiguos artículos en magníficos relatos. Los fanáticos de García Márquez tenemos cuatro volúmenes imprescindibles que reúnen su labor periodística: Obra periodística I, II y III y Notas de prensa 1980-1984, todos en Mondadori. Gabo explica que, en principio, no volverá a escribir ese tipo de artículos, que ésa es ya una etapa cerrada. Ahora, para curarse de su total añoranza, emprende nuevos caminos: está montando una escuela de periodismo en Cartagena de indias y su próxima obra será, como él dice, un libro-reportaje. Y lo va a hacer en el mayor de los secretos y está convencido de que lo conseguirá y de que no podremos convertirle en un reportaje.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de abril de 1994