Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
SANIDAD: ACUERDO DE COOPERACIÓN ENTRE ARGENTINA Y ESPAÑA

El ministro argentino de Salud critica el mal uso de la tecnología médica

España y Argentina han establecido una colaboración en el campo sanitario, ratificada por el ministro argentino de Salud y Acción Social, Alberto J. Mazza, durante su estancia en Madrid junto al presidente Carlos Menem. El problema común radica en equilibrar la creciente demanda asistencial con los recursos del Estado. "La solución", entiende el ministro, "es hacer más eficaz la atención médica, y en este sentido la tecnología, en la que incluyo equipos, medicinas y procedimientos, se ha usado de forma inapropiada en todo el mundo".

Médico, especialista en salud pública y en gerencia hospitalaria, Alberto J. Mazza acaba de promover una gran transformación de la sanidad argentina. Los dos grandes sistemas de asistencia, uno privado financiado por cuotas de trabajadores y otro público gratuito a cargo del Estado, se han fundido en uno, cuya principal consecuencia será "la potenciación de los hospitales públicos", según explica el ministro."Argentina tuvo siempre cobertura sanitaria universal. Lo que pretendemos es unificar los recursos, con objeto de mejorar el nivel de la asistencia", agrega.

La reforma afronta dos grandes áreas. "La primera consiste en priorizar la prevención. El Gobierno ha dedicado hasta ahora gran cantidad de dinero a la sanidad, pero fundamentalmente al tratamiento". Una medida en este sentido ha consistido en la vacunación del sarampión de casi diez millones de argentinos menores de 15 años. Para el recién iniciado programa de educación para la salud en los tres niveles de escolarización, el Gobiemo argentino se ha fijado en el modelo desarrollado en España.

El segundo foco de atención se ha centrado en la reestructuración de la asistencia sanitaria, haciendo especial hincapié en la atención primaria. "Creemos que es indispensable recuperar al médico generalista, al médico de familia", insiste Mazza, "para que sea vínculo con el hombre sano; puerta de entrada para el enfermo y coordinador con los niveles de atención especializada más compleja".

Normas de calidad

La Administración sanitaria de Argentina ha emitido al menos una docena de protocolos de actuación de los médicos de otras tantas especialidades como una medida más tendente a dotar de mayor calidad y eficacia al sistema. En su elaboración están colaborando más de cien sociedades profesionales. El uso correcto de las tecnologías sanitarias es una de las mayores preocupaciones del titular de Salud en estos momentos. Con el mismo objetivo, está prevista una evaluación permanente y periódica de todos los profesionales al servicio de la salud.

La sanidad y la educación constituyen en estos momentos prioridades para el Gobierno argentino, "y entendemos que deben ser resueltas con fondos del Estado", afirma el ministro. Entre el gasto privado y el público, el presupuesto sanitario de este país ronda el 9% del PIB.

La epidemia de cólera que azota desde 1991 a varios países latinoamericanos "no constituye un problema sanitario" para Argentina, en palabras del titular de Salud. "Tuvimos tres brotes entre 1992 y 1994, pero, afortunadamente, se ha conseguido focalizarlos en el área de la frontera del Norte".

El sida es diferente. "Si bien las cifras de afectados todavía no son muy elevadas, es un problema muy preocupante y en crecimiento. Hemos dedicado más recursos a la prevención y al sistema de atención gratuita médica y farmacológica".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 1994