Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

En busca de los orígenes

En abril de 1985, The New York Times publicó un editorial sobre la hipótesis que relacionaba la desaparición de los dinosaurios, hace ahora unos 65 millones de años, con el catastrófico impacto de un meteorito procedente del espacio exterior. El editorial, más bien sarcástico, sintonizaba con la opinión general de los expertos de la época, sorprendidos, y hasta escandalizados, por tan extravagante propuesta. Las causas de los fenómenos que han determinado la historia de la Tierra, venía a decir, han de buscarse en la Tierra misma. Y concluía: "Que los astrónomos dejen a los astrólogos la tarea de buscar en las estrellas las causas de lo que ocurre sobre la Tierra".Lógico resultado de aplicar una de las más acreditadas herramientas conceptuales que los científicos poseen, la navaja de Occam. Las teorías con menos hipótesis, y más sencillas, deben ser preferidas a las que tienen más o más complicadas; naturalmente, siempre a igual dad de poder explicativo de las mismas. Lo que ha ocurrido desde entonces es que la evidencia empírica del catastrófico impacto es ya abrumadora, e indiscutibles las violentas perturbaciones del medio ambiente que de él se derivaron. Lo que se debate hoy es si el impacto es la causa de la extinción o solamente una de las causas, o, más en línea con el editorial, un hecho casual contemporáneo de una extinción cuyas causas principales fueron otras.

Si, como parece, a algunos les produce una cierta incomodidad la idea de que el destino de las especies vivientes, y en concreto de la nuestra, depende de causas extraterrestres, me temo que van a tener nuevos motivos de preocupación. En efecto, los seres vivos más antiguos, muy simples en comparación con los actuales, pero enormemente complejos ya con relación al mundo de lo inorgánico, datan de hace más de 3.600 millones de años. La Tierra se formó hace unos 4.500 millones de años, y sus primeros tiempos fueron en extremo azarosos, sometida a una violenta lluvia de cometas y asteroides y con una corteza en plena ebullición. No parece que pudiera existir forma alguna de vida durante los primeros cientos de millones de años, por lo que la aparición de los primeros seres vivos puede situarse, con bastante precisión, en un periodo de entre 200 y 400 millones de años de duración, sorprendentemente corto en términos de lo que requirió la evolución biológica posterior.

De ahí que se haya avanzado la idea de que los materiales primordiales sobre los que surgió la vida pudieron llegar a la Tierra ya con un cierto grado de complejidad, es decir, con parte del camino ya recorrido, del espacio exterior, junto con los continuos aportes de materia ocurridos durante esa primitiva y turbulenta época. Acaba de descubrirse, en hielo extraído de Groenlandia, un tipo de aminoácido que no ha podido ser sintetizado por ningún ser vivo. Lo que parece indicar, teniendo en cuenta que los aminoácidos son moléculas básicas en la conformación de la materia viviente, que una buena parte de los materiales primordiales sobre los que surgió la vida llegaron del espacio exterior. Seguramente fueron acumulándose durante la larga estación de lluvias de objetos extraterrestres sobre la superficie de la Tierra a lo largo de sus primeros cientos de millones de años de vida. Es, por lo demás, sabido que cometas y meteoritos son ricos en este tipo de materia orgánica, sintetizada, por tanto, fuera de nuestro planeta.

Lo que no sabemos es si el aporte exterior se redujo a esos materiales o proporcionó directamente los primeros gérmenes de vida, eso sí, extremadamente rudimentaria, que, tras un dilatado periodo de evolución y diferenciación biológica, ya sobre la Tierra, dieron lugar a la variedad de seres vivos hoy presentes en la misma. A no dudar, la investigación acerca del origen de la vida, que se remonta a la oscura y lejana juventud del planeta, será una de las líneas emergentes, y más apasionantes, del futuro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 1994