Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

Fablo Testi,

el galán latino por excelencia pese a haber superado la cincuentena, ha demostrado una vez más que la realidad supera a la ficción. El actor italiano, que acaba de separarse de su esposa, la española Lola Navarro, ha encontrado un nuevo amor en su vida. Esta vez se trata de una colega y compatriota, Serena Grandi, con la que rodaba la romántica serie Plaza de España y en la que ambos interpretaban el papel de enamorados. Testi, que ha rehecho su vida en cuestión de meses, ha venido a dar la razón a la que todavía es legalmente su esposa. La andaluza Lola Navarro, con la que ha tenido tres hijos, le ha acusado en las revistas del corazón, en uno de sus viajes a Espafla, de ser un ligón impenitente, uno de esos hombres que no se resignan a envejecer. Lola Navarro, que se casó a los 19 años, "enamoradísima", según sus propias palabras, ha vivido ajena a las correrías de su cónyuge, hasta que se rompió el cuento de hadas. De acuerdo con sus declaraciones, el bello Fabio es muy mirado con el dinero. Los últimos meses que convivieron juntos, cuando la separación era ya un hecho, Lola pasó las de Caín: le daba el dinero justo para vivir y además tenía que presentarle facturas de todo lo que compraba. Latin lover, pero no un caballero. Testi ha conminado a su esposa a ocupar el área de servicio de su domicilio romano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de diciembre de 1993