X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

La soprano Lucía Popp fallece en Viena a los 54 años

Destacó como una gran intérprete de Mozart y Strauss

Lucía Popp, una de las sopranos más populares y destacada intérprete del repertorio mozartiano, falleció ayer en Viena a los 54 años de edad, víctima de un cáncer. Cantó en los festivales líricos más prestigiosos de todo el mundo y consiguió sus ma yores éxitos en el de Salzburgo y en la ópera de Viena. Nacida en Bratislava (Checoslovaquia) y nacionalizada austriaca, su timbre dulce y lírico permanece en numerosas grabaciones discográficas, con una permanente dedicación al lied con acompañamiento de piano.

La soprano checoslovaca Lucía Popp falleció ayer, martes 16 de noviembre, en Viena, a consecuencia de un cáncer. Tenía 54 años cumplidos hace menos de una semana.Destacada cantante mozartiana desde los comienzos de su carrera artística, Lucía Popp nació en Bratislava (Checoslovaquia) el 12 de noviembre de 1939, y estudió en la Academia de Música de su ciudad natal. Alcanzó su primer éxito importante en Viena, en 1963, como Reina de la Noche de la Flauta Mágica. Era el mismo papel con el que había debutado siendo aún estudiante en la ópera de Bratislava y con el que se presentaría en el Metropolitan de Nueva York en 1967 con una escenografía de Chagall. También en esos años grabaría la Reina de la Noche con Klemplerer, al lado de cantantes tan míticos como Nicolai Gedda, Elisabeth Schwarzkopf y Gundula Janowitz.

Intérprete inolvidable de otros personajes mozartianos como Zerlina, Pamina, Despina, Constanza o Susana, su despedida de Madrid tuvo lugar el pasado año 1992 como la Condesa de Las bodas de Fígaro, en una puesta en escena de marionetas con los cantantes al fondo del escenario, programada por el Festival Mozart, festival en el que también había actuado en 1991 en un recital, acompañada al piano por el norteamericano Irwin Gage, y en el que ambos interpretaron canciones de Mozart y Schumann. Lucía Popp siempre manifestó encontrarse a gusto en sus estancias en Madrid y era una entusiasta de restaurantes como El Pescador.

Timbre lírico y dulce

Además de poseer instinto mozartiano, Lucía Popp fue una excelente intérprete de Richard Strauss -Sofía, Arabella, Dafne, Zerbinetta, la Mariscala, la Condesa de Capriccio,...-, compositor al que otorgaba con su característico timbre lírico y dulce, una sensualidad muy atractiva y natural.Admirada en los teatros y ciudades musicales más importantes de Europa, desde Viena y Londres a Munich y Salzburgo, Lucía Popp ha obtenido importantes galardones como reconocimiento a su labor profesional, ganándose por su sencillez y humanidad el respeto y la simpatía de los públicos más diversos. El encanto de su presencia y su personalidad escénica le hicieron salir airosa tanto en cometidos cercanos al repertorio de Soubrette como en otros de más cuerpo e intensidad dentro, evidentemente, de la tesitura lírica que marcó su carrera.

Bernstein, Krips y otros grandes maestros la dirigieron con acierto. El director español Rafael Frübeck de Burgos trabajó con la soprano en Carmina burana, la obra de Carl Orff. Nacionalizada austriaca, el número de los registros discográficos de Lucía Popp es muy abundante y abarca desde Mozart y Strauss hasta "rarezas" como La navarra, de Massenet, sin olvidar, por supuesto, su permanente atención al lied con acompañamiento de piano, que interpretaba junto a su primer marido, el director György Fischer.