Mandela pide elecciones "ahora" para acabar con la violencia en Suráfrica

Nelson Mandela reiteró ayer, durante el entierro de Chris Hani, el líder del Partido Comunista surafricano y miembro de la cúpula del Congreso Nacional Africano (ANC), asesinado por un ultraderechista, que la única manera de detener la actual ola de violencia es la inmediata convocatoria de elecciones generales. Al menos seis personas murieron y otras 14 resultaron heridas en distintos lugares del país al tiempo que se desarrollaba el entierro de Hani.

Más información

Mandela pidió la celebración "ahora" de elecciones "honestas" y criticó con dureza al Gobierno de Frederik de Klerk calificándolo de "ilegítimo, corrupto e incapaz de gobernar". Además, Mandela denunció las "operaciones clandestinas" y los asesinatos de dirigentes negros con la responsabilidad tácita del Estado.El caos se desató ayer por la mañana en los alrededores del estadio de fútbol de Soweto, donde se celebraba el funeral por el dirigente comunista Chris Hani, asesinado el pasado día 10. Mientras 75.000 personas se agolparon pacíficamente en las gradas del estadio para atender a los discursos de varios líderes negros en honor de Han¡, en el exterior, bandas de jóvenes radicales se enfrentaron a la policía Fuentes policiales dijeron que respondieron al fuego al ser tiroteados. Miembros del servicio de orden del Congreso Nacional Africano colaboraron con la policía para frenar a los violentos Hani fue enterrado luego ante miles de seguidores en el cementerio de Elspark, cerca de la que fuera su residencia.

Un helicóptero de la policía recibió el impacto de disparos de armas automáticas, un vehículo blindado fue incendiado y varios edificios mineros vacíos próximos al estadio de fútbol de Soweto, donde se celebró el funeral de Hani, fueron ayer pasto de las llamas. Según fuentes policiales surafricanas, un número no determinado de periodistas resultó herido.

A primera hora de la mañana, la policía disparó gases lacrimógenos y balas de goma sin descanso para detener el creciente desorden. En el interior del estadio se advertía a los presentes que no abandonaran el recinto hasta que la situación se hubiera estabilizado fuera.

Colaboración del ANC

Las fuerzas antidistubios, apoyadas por los 14.000 miembros del servicio de orden del Congreso Nacional Africano (ANC) consiguieron restablecer la calma. Componentes del brazo armando del ANC, Umkonto We Size, que Chris Han¡ encabezó durante nueve años y que desfilaban desarmados en el interior del estadio, colaboraron con la policía para detener los disturbios.En los alrededores del cementerio, a unos 15 kilómetros de Soweto, más de mil extremistas blancos, armados y vestidos con el uniforme del grupo neonazi Movimiento de Resistencia Afrikaner AWB) esperaban la llegada de los restos de Hani. La policía desplegó barreras de alambre de espino a lo largo de la ruta del cortejo fúnebre para mantener separadas a las partes. En total, al menos seis personas, dos de ellas blancos, murieron en los incidentes de ayer.

El pasado sábado, Mike Odendaal, un blanco supuestamente vinculado al AWB abrió fuego indiscriminadamente contra una multitud de manifestantes negros en Vanderbylpark, al sur de Johanesburgo, y mató a dos de ellos. En el suburbio de Sebokeng, también cerca de Johanesburgo, 19 personas fueron muertas a tiros el domingo por unos desconocidos que robaron un coche y abrieron fuego contra los transeúntes.

Han¡, asesinado frente a su casa por Janusz Wallus, un inmigrante polaco, residía en Boksburg, un barrio residencial de mayoría blanca y fue enterrado en un cementerio próximo a su domicilio. Dos mil personas asistieron al entierro a pesar de que la familia quiso que se celebrara en, la intimidad. Dos sacerdotes católicos, la fe que profesaba el dirigente asesinado, presidieron la ceremonia. Varias personas dispararon al aire, pero Tokyo Sexwale, dirigente del ANC detuvo el fuego: "Dejad de disparar, las salvas han concluido, alto el fuego", gritó.

Johan Thompson, quien se definió a sí mismo como "general del AWB" permaneció apostado con varios de sus hombres junto a la carretera. "Si algún negro rompe la ley y amenaza alguna vida, actuaremos", dijo. Uno de sus hombres, armado hasta los dientes, añadió: "Mataremos a los bastardos negros". Un grupo de jóvenes negros incendió un comercio en las afueras de Bosksburg, pero no se produjeron mayores incidentes y varios asistentes al funeral comentaron que los radicales blancos mantuvieron una actitud poco agresiva.

Marchas de protesta

La policía y el ANC colaboraron durante el pasado fin de semana para controlar de forma coordenada las marchas de protelsta convocadas en Johanesburgo y Pretoria. Cyril Ramaphosa, secretario general del ANC; alabó la actuación policial. Pero la muerte a tiros de dos manifestantes negros el pasado sábado puso en evidencia la facilidad con que se puede desbordar la tensa situación emocional que rodea las exequias de Hani.Winnie Mandela, ex esposa de Nelson Mandela, que cuenta con cierto apoyo entre los jóvenes radicales, exhortó a sus seguidores a que desbancaran a los dirigentes del ANC. Peter Mokaba, dirigente de la liga juvenil del ANC, incitó a la violencia contra los blancos.

En el suburbio de Sebokeng, cerca de Johanesburgo, jóvenes negros aseguraron conocer a los autores de la matanza de 19 per sonas, perpetrada el domingo, y pidieron que se les autorizara para hacer justicia alegando que la policía nunca esclarecerá los hechos. Cyril Ramaphosa tuvo que pedir calma a los militantes del ANC, pero en las calles de los guetos negros próximos a Johanesburgo y Ciudad del Cabo los jóvenes pedían venganza. "No más paz" y "Dadnos armas" eran las consignas más coreadas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de abril de 1993.

Lo más visto en...

Top 50