Ex trabajadores de la Fábrica de Uranio de Andújar piden indemnizaciones

Ex trabajadores de la Fábrica de Uranio de Andújar (FUA) y familiares de 24 empleados que fallecieron de cáncer durante el tiempo que funcionó y en años posteriores han solicitado al Gobierno indemnizaciones "que contribuyan a paliar los perjuicios causados por la radiactividad que generó la fábrica" y que, sospechan, sigue generando en la fase final de desmantelamiento.José Soto, miembro de la comisión de afectados, ha manifestado que algunas viudas de los trabajadores fallecidos de cáncer están cobrando pensiones de 33.000 pesetas y que algunos enfermos, dados de baja desde hace 15 años, están percibiendo pensiones de 40.000 y 50.000 pesetas después de haber trabajado durante muchos años en la fábrica. Considera que son pensiones insuficientes.

En opinión de este afectado, los ex trabajadores piden, con más interés que las indemnizaciones, que se les sigan practicando los reconocimientos para detectar el grado de radiactividad en sus cuerpos.

La FUA, que continúa siendo blanco de las críticas de grupos ecologistas, entró en funcionamiento en 1959, y en 1981 fue la Junta de Energía Nuclear la que ordenó su desmantelamiento, que hoy lleva a cabo, ya en su fase final, Enresa, del INI.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS