SE AGRAVA LA CRISIS DEL CINE ESPAÑOL

Lamet: "Vamos a hacer que el mercado español sea realmente libre"

El ICAA recortará las licencias de doblaje a las multinacionales

El Instituto de Cinematografía (ICAA) no sólo no aumentará su presupuesto en 1993, sino todo lo contrario: sufrirá un recorte de 400 millones de pesetas que estaban destinados a un fondo de garantía bancaria. "El fondo de protección al cine español contará con la misma cantidad que en 1992", explica Juan Miguel Lamet, director del ICAA. "Mi apuesta en 1993 va a consistir en hacer que el mercado español sea realmente libre", explica. Para ello, el ICAA reducirá las licencias de doblaje a las multinacionales.

Más información

El director del Instituto de Cinematografía, Juan Miguel Lamet, asegura haber sido contrario, desde los comienzos, al sistema de subvenciones anticipadas, pero añade que éstas se mantendrán porque "tal y como está el sector es inútil suprimirlas, ya que se produciría un crack".Para Lamet, el sistema de subvenciones anticipadas puesto en marcha desde 1984 ha tenido "al menos tres efectos perniciosos". Los explica: "El primero ha sido la inflación de los costes de producción de las películas. El segundo, la desaparición de la figura del productor por la del director-productor, que ha sido mucho más frágil. El tercer efecto va unido al anterior, en el sentido de que la figura del director-productor no se ha preocupado de tener en cuenta al público, sino que ha hecho la película que él quería hacer. Vistos los resultados, debe haber una ley económica que dice que el dinero público desplaza al dinero privado".

La solución "más razonable" que apunta el propio Lamet pasaría por "multiplicar los medios de financiación del cine, siguiendo el modelo francés de las soficas [sociedades de garantías de fondos privados que desgravan de Hacienda lo que invierten en cine], pero", continúa el director del ICAA, "no veo que Hacienda esté por potenciar esa vía". Así las cosas, el máximo responsable administrativo del cine español apuesta por "hacer que el mercado español sea realmente libre y que las películas españolas puedan competir en condiciones de igualdad".

"Vamos a recortar las licencias de doblaje a las multinacionales -en lugar de cuatro, como en la actualidad, se reducirán a dos: la primera se concederá a la distribuidora cuando la película española que hayan estrenado alcance los 30 millones de pesetas de recaudación de taquilla. La segunda licencia, a los 60 millones de pesetas-". Según Lamet, la nueva normativa, que también contempla el fin de la contratación por lotes, estará lista antes de finales del presente año. "Tendrá que aprobarla el Parlamento, pero será tramitada por procedimiento de urgencia".

La otra solución en que confía el director del ICAA se encuentra en la futura Ley de Mecenazgo, actualmente en trámite parlamentario, y que de momento no contempla al cine en su articulado. "Existe la posibilidad de que el ministro de Cultura. pueda declarar como programa cultural el cine".

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de octubre de 1992.