Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siete chilenos, acusados de asaltar y secuestrar a la familia del centrista Caso

La Unidad de Policía Judicial de la 112ª Comandancia de la Guardia Civil ha puesto a disposición judicial a siete chilenos, acusados de haber asaltado 14 chalés de lujo próximos a Madrid. En uno de ellos mantuvieron secuestrados a la esposa y a dos hijos de José Ramón Caso, portavoz parlamentario del CDS.

La Guardia Civil considera desarticulado al grupo de suramericanos que desde hace ocho meses venía cometiendo asaltos en viviendas de Las Rozas y Aravaca, además de otros de provincias limítrofes a Madrid. La identidad de los detenidos responde a las siglas E. M. A., A. N. A., B. P. R., H. A. L., E. M. R., H. R. y M. B. V., según la Delegación del Gobierno en Madrid.Uno de los golpes imputados a la organización se Produjo a mediodía del pasado miércoles en el domicilio del diputado centrista José Ramón Caso. Ese día, los ladrones irrumpieron en la vivienda, donde en ese momento se hallaba sólo un hijo de 16 años, al que amordazaron y maniataron para obligarle a que dijera dónde estaban guardadas las joyas y el dinero.

Poco después, llegó la esposa del parlamentario, Marta Fernández del Amo, junto con una hija. Ambas fueron igualmente maniatadas y amenazadas con una pistola con el objeto de que facilitasen la combinación de la caja fuerte, según las fuentes informantes.

Los ladrones se apoderaron de una sortija valorada en un millón, un ordenador, dinero en efectivo y una mochila con la inscripción "Políticos en la nieve", tras lo que huyeron dejando a la familia maniatada, hasta que una de las víctimas, logró salir en busca de ayuda.

Cuatro pisos en Las Ventas

Los agentes encargados de la investigación han registrado cuatro pisos alquilados por la banda en las proximidades de la plaza de toros de Las Ventas, donde han sido encontrados abrigos de piel, relojes, pendientes, anillos, una pistola y otros efectos valorados en siete millones. El grupo estaba en contacto con una red de peristas (receptadores de objetos robados), a través de los que comercializaban rápidamente el fruto de los robos.

Los delincuentes utilizaban para sus desplazamientos coches de alquiler -que nunca devolvían-, lo que ha dificultado mucho su localización.

Según la Delegación del Gobierno, "los efectos intervenidos se encuentran expuestos en las dependencias de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de la 112ª Comandancia de la Guardia Civil, en Tres Cantos, en donde pueden ser inspeccionados por cualquier persona que haya sufrido algún delito de este tipo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 7 de julio de 1992

Más información

  • La Guardia Civil imputa al grupo 14 asaltos