Entrevista:

"En 10 años sabremos cuál es el destino del universo"

Sheldon Glashow, estadounidense, de 59 años, recibió el PreImio Nobel de Física, en 1979, por una teoría que demostraba que las fuerzas que rigen la naturaleza son más sencillas de lo que se creía. Es un teórico especialista en las partículas elementales que componen la materia, pero este campo de investigación de lo más pequeño ha confluido con la cosmología, con la ciencia de lo más grande que existe en el universo, y sobre esta convergencia dio ayer una conferencia en el Planetario de Madrid.Pregunta. Usted ha dicho que hablar de antes del Big Bang -la explosión que debió de dar origen al universo-, es tabú para los físicos. ¿Por qué?

Respuesta. Según esta teoría, el tiempo empieza con el Big Bang, no hay un tiempo antes, y, por tanto, no tiene sentido preguntar qué hubo antes. Cabe preguntar por qué hubo una explosión, por qué empezó el universo. Tampoco tenemos respuesta, y no sé si la ciencia la tendrá algún día. Lo único que sabemos es que existió el Big Bang.

P. Pero hay físicos que abordan el antes del Big Bang.

R. El que haya científicos que traten de hallar esa respuesta no significa necesariamente que la pregunta sea, científica. Por ahora es tema de los filósofos, aunque tal vez en el futuro lo sea de los físicos. La misma cuestión de cómo empezó el universo era filosofía hasta hace 30 años, cuando fue asumida por la ciencia.

P. ¿Está la ciencia comiendo el terreno a los filósofos?

R. Tal vez sí. A ellos les quedan ahora temas como el instante mismo del inicio del universo o la diferencia entre hombre y mujer.

Expansión o contracción

P. ¿Qué preguntas se hacen ustedes ahora?R. Una buena pregunta para los físicos es si el universo continuará expandiéndose para siempre o si se empezará a contraer en algún momento; si dentro de 10.000 millones de años se empezarían a ver las galaxias acercándose y no alejándose, como ahora. La respuesta depende sencillamente de cuánta materia existe en el universo, y como éso se puede estudiar experimentalmente, en 10 años sabremos cuál es el destino del universo. Pero no importa mucho porque antes sucederán cosas más importantes para nosotros: nos quedaremos sin petróleo, la Luna se precipitará en la Tierra y el Sol se acabará.

P. ¿Por qué han sido tan importantes las irregularidades detectadas con el satélite COBE en el universo primitivo?

R. Tenlan que estar ahí. La cosmología del Big Bang, en sus grandes líneas, tiene que ser cierta y exige que existan estas irregularidades. Pero aún quedan cosas que no entendemos en detalle; por ejemplo, cómo evolucionó el universo de ser casi perfectamente homogéneo a esas irregularidades que debieron dar origen a las estrellas, galaxias y cúmulos de galaxias.

Otro gran reto es encontrar esa materia oscura de la que dependerá el destino del universo. Los físicos de partículas quieren entender qué es esa misteriosa materia invisible, qué partículas son, porque los astrofísicos nos dicen que tiene que estar ahí.

P. ¿Dónde terminará la carrera de los físicos de partículas en busca de los componentes más pequeños de la materia?

R. No lo sabemos. Es como agitar una cajita: si algo suena dentro es que hay algo más elemental que la caja. Cuando los físicos agitaron los átomos, algo sonaba, y encontraron el núcleo; dentro del núcleo encontraron los protones y neutrones, y en éstos los quarks. Ahora, agitamos los quarks y parece que no vibran, que no hay nada dentro. Tampoco lo aseguraría porque cada vez que se ha dicho que se había encontrado la partícula elemental ha sido mentira.

P. ¿Quién encabeza la física de partículas en el mundo?

R. Hasta los años sesenta, la mayor parte de esta investigación se hacía en EE UU, pero ahora se ha internacionalizado y hay una gran colaboración entre Europa, Japón y EE UU.

P. ¿Es muy competitiva esta rama de la ciencia?

R. Es curioso, oímos hablar de fuerte competitividad entre los biólogos por descubrimientos, por procedimientos. Nosotros no tenemos esos . problemas en física, tal vez porque no podemos patentar las partículas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 05 de junio de 1992.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50