Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seis heridos graves por una explosión en un asador de pollos

Seis personas resultaron heridas ayer -dos con quemaduras muy graves y tres graves- tras estallar varias bombonas de propano en un asador de pollos de Carabanchel, según informaron fuentes policiales.El asador está situado en la planta baja del número 42 de la calle de Argüeso, en Carabanchel. Una acumulación de gas originó las explosiones, según fuentes de los bomberos, que acudieron a las 14.23 y tardaron una media hora en sofocar las llamas que les siguieron. Una vecina del inmueble declaró a Efe que oyó la explosión y pensó que se trataba de un coche bomba. "Cuando nos asomamos al patio interior vimos que de la trasera del asador salían llamas".

Ayer tarde estaban ingresadas en el hospital La Paz Isabel Rivera Espinosa, empleada del establecimiento, de 28 años. Su pronóstico era grave, por quemaduras superficiales y profundas en la cara, brazos y piernas, en el 15% del cuerpo. Cándida Picazo Trinidad, de 31 años, estaba muy grave, con el 45% del cuerpo quemado. Tiene quemaduras, según fuentes del hospital, en cara, cuello, tronco, brazos y piernas. Según fuentes del centro, inhaló gases de la explosión.

El dueño del asador, Andrés Alonso Manzanares, de 44 años, sufrió heridas y no estaba ingresado en ningún centro, según fuentes de la Jefatura Superior de Policía.

Otros tres heridos estaban ingresados ayer en el hospital de Getafe. Joaquín Arnega Méndez, de 40 años, presentaba quemaduras en el 45% del cuerpo, en cara, espalda, brazos y muslo. Su pronóstico ayer era muy grave. Juan Maza García, de 28 años, tenía un 10% de quemaduras en su cuerpo. Su pronóstico era ayer grave, porque, según comentaron a Europa Press fuentes hospitalarias, podía haber inhalado gases en la explosión. Alfonso Merino Povador, de 24 años, tenía el 28% del cuerpo quemado, en cara, espalda y brazos. Su pronóstico era grave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 1992