Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las petroleras podrán fijar ya los precios de venta de la gasolina, según Aranzadi

El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Claudio Aranzadi, señaló ayer en la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros que cuando entre en vigor la ley de reordenación del sector petrolero, aprobada ayer, "todos los agentes económicos; sean las refinerías nacionales o sean las extranjeras, podrán fijar libremente sus precios, con relación a los precios máximos fijados por Industria".Aranzadi explicó que al fijarse libremente los precios en la red paralela -como ocurre ya- y en la antigua red concesional de Campsa -a partir de la entrada en vigor de la ley- las compañías podrán establecer sus proplos precios. El ministro espera que este reduzca los precios de venta al público. Añadió que la ley prevé la eliminación del sistema de fijación- de precios máximos por parte de la Administración y que se hará "cuando el mercado esté consolidado".

La ley contempla el cese de Campsa "en su actividad distribuidora de gasolinas y gasóleos" transcurrido el periodo transitorio de un mes a partir de la publicación de la misma. Campsa será una sociedad dedicada a prestar servicios logísticos en "la que queda suprimida la exigencia de participación mayoritaria del sector público en su capital social a través de Repsol y el Instituto Nacional de Hidrocarburos". Los principales accionistas de Campsa son: Repsol (65%), Cepsa (25%) y Petromed (10%).

Bonos del INH

El ministro anunció también la ampliación de la emisión de bonos del INH canjeables por acciones de Repsol hasta un importe de 80.000 millones de pesetas. En un principio se había aprobado una emisión por 25.000 millones ampliable a 50.000, pero "a la vista del extraordinario éxito de la emisión en curso [la demanda total generada es de 78.000 millones], el Gobierno ha decidido acceder a la solicitud de ampliación presentada por el INH". Esta operación de emisión y la venta del 2% de Repsol a Pemex generará, según Aranzadi, unas plusvalías de 83.000 millones. Con la conversión de obligaciones, la participación del INH se reducirá hasta el 55%, según el ministro, quien no descarta que cuando haya colocación en el mercado institucional, el instituto público pierda la mayoría en Repsol.En lo que se refiere al futuro de las empresas participadas por el grupo KIO a través de Torras en España, en un momento en el que se están produciendo cambios en la cúpula del grupo con la salida definitiva del mismo del financiero Javier de la Rosa, Aranzadi dijo: "Hasta ahora lo que sabemos es que hay un aparente cambio de responsables, que no debe de tener efecto en las empresas y en llevar a cabo los programas de ajuste de algunas de ellas, como en el caso de Fesa-Enfersa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 1992