Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Courier buscará mañana su segundo título sucesivo de Roland Garros

El estadounidense Jim Courier, el número 1 del mundo, disputará mañana la final del torneo de tenis de Roland Garros, por segunda vez consecutiva, tras imponerse ayer a su compatriota Andre Agassi, el 12, por 6-3, 6-2 y 6-2 en dos horas y un minuto. El rival del defensor del título será el checoslovaco Petr Korda, el 8, que batió al francés Henri Leconte, el 200, por 6-2, 7-6 (7-4) y 6-3 en dos horas y 23 minutos. Si Arantxa Sánchez y Conchita Martínez se proclamaron ayer semifinalistas en los dobles, hoy (14.00, La 2), la yugoslava Mónica Seles y la alemana Steffi Graf lucharán en la final individual femenina.

También Arantxa, junto al australiano Todd Woodbridge jugará hoy la final de dobles mixtos frente a Lori McNeil Bryan Shelton (EE UU). En cuanto a las semifinales masculinas de ayer, Nick Bolletieri, que dirige el centro de enseñanza tenística más importante de Estados Unidos, felicitó a José Higueras por el innegable progreso de Courier este último año.

"La progresión ha sido espectacular", le dijo al español el técnico norteamericano, que entrena a Agassi; "en 1991 todos estaban a un nivel similar. Pero ahora Jim está muy por encima de los demás. Te felicito". Esta conversación se producía en la puerta del vestuario minutos después de que Courier acribillara a pelotazos a Agassi en la primera semifinal del torneo parisiense. Courier no dio ni una opción. Su juego no tiene fisuras.

"La única manera de ser eficaz contra él es ganando el punto cuando tienes la ocasión", explicó Agassi; "yo tuve algunas, pero no las concreté Jim jugó tan bien que mereció ganar de esa forma. Me habría llevado un susto si antes del partido hubiera visto este re sultado en el tanteador".

Agassi tuvo que rendirse también a la evidencia de que, hoy por hoy, el tenis mundial tiene un líder mucho más sólido de lo que los mismos juga dores pensaban. "Sea quien sea su rival, creo que ganará. Está mucho mejor que en 1991 y no comete errores".

Durante el partido eso se hizo patente. Courier lograba todo lo que intentaba. Sus gol pes se ajustaban a las líneas y siempre lanzó bolas muy lar gas que imposibilitaron los ataques de Agassi. "Yo no puedo juzgar mi juego", expuso; "lo único que sé es que pego bien a la pelota y que tengo una gran confianza. Lo mejores que no me preocupan los resultados". Higueras, su entrenador, adujo que Jim se encuentra en su mejor momento: "Desde que trabajamos juntos, nunca le había visto así. Viene de ganar tres competiciones consecutivas y tiene una confianza increíble. Espero que le dure dos días más".

El último obstáculo de Courier será Korda. El checoslovaco no había llegado nunca más lejos de la tercera ronda (Wimbledon 88) en el Grand Slam. Esta es, pues, su primera final. Su acceso fue más fácil que el de Courier: no se encontró con ningún cabeza de serie. Si Jim batió a Muster, Mancini, Ivanisevic y Agassi, él venció ayer a Leconte y encontró el principal enemigo en la pasión del público. Pero Henri sintió la presión y no tuvo la fuerza necesaria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de junio de 1992

Más información

  • El tenista checoslovaco Korda, rival del norteamericano