Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno otorga pensiones de indemnización a Suárez y Calvo Sotelo

El Gobierno ha hecho efectiva desde ayer la asignación de pensiones de indemnización para los ex presidentes de Gobierno. Esta prerrogativa es la novedad más importante del nuevo estatuto de los ex presidentes frente al de 1983, que no incluía ningún tipo de pensión -la hay para los ex ministros-, pero sí ciertas prerrogativas durante los cuatro años siguientes al cese.

Al presidente del Gobierno que condujo la transición democrática en España no le ha quedado ninguna pensión por los cinco años de servicio. Cuando en agosto de 1983 entró en vigor el primer estatuto aplicable a los ex presidentes sólo pudo disfrutar un año de sus prerrogativas, ya que habían pasado tres desde su dimisión. Adolfo Suárez se quedó con la pensión vitalicia como ex ministro secretario general del Movimiento. Pero le duró poco, ya que a partir de enero de 1984 los socialistas suprimieron de un plumazo esta prerrogativa de la que gozaban todos los ex ministros franquistas.El único que se ha beneficiado durante toda su vigencia del estatuto de 1983 fue Leopoldo Calvo Sotelo. Aquel estatuto asignaba durante los cuatro años inmediatos al cese de un ex presidente de Gobierno lo siguiente: dos funcionarios de nivel 30 y 18, una dotación anual de 2.500.000 pesetas para gastos de oficina, un automóvil con conductor y viajes gratis en los medios de transporte de propiedad pública.

A partir de ayer, tanto Adolfo Suárez como Leopoldo Calvo, Sotelo, y los ex presidentes que les sucedan gozarán de un esta tuto especial mucho más amplio que el de 1983. El que ayer entró en vigor señala que todas las personas que cesen en el puesto de presidente del Gobierno tendrán derecho a una pensión indemnizatoria de las mismas características de las que se asignan a los ex ministros: percepción del 80% del sueldo durante dos años. Igualmente, "causarán en su favor y en el de sus familiares los derechos pasivos previstos en la legislación sobre clases pasivas del Estado". La oficina de pren sa de Hacienda no pudo precisar la cuantía exacta en que se cifran estas pensiones.

Funcionarios de élite

La revisión del viejo estatuto de ex presidentes está aconsejada por la experiencia acumulada desde su promulgación", según se argumenta en la exposición de motivos del real decreto publicado en el BOE. Entre las nuevas prerrogativas que el estatuto actual atribuye a los ex presidentes del Gobierno figuran "la consideración, atención y apoyo debidos a quienes han desempeñado ese cargo". Recibirán trato de "Presidente" (sic) y ocuparán un lugar protocolario preferente. Cuando viajen al exterior podrán recibir asistencia del servicio diplomático. Los dos puestos de trabajo asignados a su servicio estarán equipados, como en 1983, a funcionarios del nivel 30 (el más alto del escalafón, retribuido con 7.200.000 pesetas anuales) y 18 Gefe de negociado, grupo C con 5 trienios y sueldo anual de 2.300.000 pesetas).Los gastos de oficina no se cuantifican como en 1983 y remite su valoración a los Presupuestos Generales del Estado. Asimismo, gozarán de protección por parte de los servicios de seguridad del Ministerio del Interior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de mayo de 1992