_
_
_
_

"No es un 'impuesto revolucionario'

Juan Antonio Carbajo

El gerente municipal de Urbanismo, Pedro Areitio, y el portavoz del grupo de Izquierda Unida, Francisco Herrera, consideran "muy beneficioso para los madrileños" el convenio suscrito por el Ayuntamiento de Madrid y una empresa de la ONCE. Según este acuerdo, la ONCE debe construir 110 viviendas sociales como compensación por la permuta de unos terrenos de su propiedad donde se ubicará un parque por otros donde podrá construir. El PSOE calificó esta condición como impuesto revolucionario, ya que era la primera vez que se exigía este requisito en una operación de esta clase (véase EL PAÍS del 2 de marzo de 1992)."Un impuesto revolucionario de verdad es lo que el PSOE hizo entre 1987 y 1989 cuando exigió a varios promotores inmobiliarios que cedieran suelo para vivienda protegida por encima del que establecía el Plan General", comentó Areitio. "Parece que el PSOE defiende a la ONCE porque está cerca de sus intereses, núentras que durante su gestión aplicaron su particular impuesto revolucionario, a pesar de que sabían que estaba a punto de producirse una sentencia del Tribunal Supremo que anularía sus decisiones".

Más información
Urbarnismo gastó una cuarta parte de las inversiones previstas para 1991

Francisco Herrera comentó que el acuerdo con la ONCE "es un magnífico convenio". "Es ejemplar, ya que defiende los intereses de los madrileños y de la ciudad frente a un privado, y me parece insólito que el PSOE lo califique de impuesto revolucionario".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_