Entrevista:

"No soy un mago, necesito tiempo"

GEORGINA HIGUERAS ENVIADA ESPECIAL El líder del partido del Congreso nepalí (NC) recibe a la enviada especial de EL PAÍS en su flamante despacho de primer ministro en Katmandú, protegido por una enorme piel de tigre cuya cabeza enseña con fiereza los dientes a quien traspasa el umbral.

Koirala, viudo y padre de una hija, casada con un alemán, va ataviado con un topi (gorro tradicional) negro y sus modales son cautos e inseguros. Este político por tradición familiar -sus dos hermanos mayores fueron también primeros ministros en la década de los cincuenta-, era el número dos del NC y, por tanto, ni tan siquiera había pensado en gobernar la nación.

De la noche a la mañana, sin embargo, Koirala se encontró nombrado primer ministro una vez que el número uno del NC, Krislina Prasad Bliattarai, no salió elegido diputado en las primeras elecciones libres de Nepal en 32 años.

Pregunta. ¿Qué significa para usted esta victoria?

Respuesta. Me siento muy feliz. No porque esté sentado en este sillón, sino porque se ha restablecido la democracia en Nepal, y mi deseo es que este proceso se afiance. Han sido 32 años de lucha contra un sistema dictatorial, lo que resultó una tarea ardua y dura, pero ahora el pueblo nepalí disfruta de sus nuevas libertades.

P. ¿Son graves las amenazas contra la estabilidad del proceso?

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

R. No, pero debemos desarrollar las instituciones democráticas y ya hemos empezado. El futuro de nuestra democracia es brillante.

P. El mismo día que nombró a sus 15 ministros les exigió que le remitieran en una semana la declaración de sus bienes. ¿Cree que acabará con la corrupción que invade el país?

R. No creo en las promesas y las grandes declaraciones. Empezaré con modestia, con voluntad y, lentamente, lograré limpiar la nación. No lo haré en una noche porque no soy el mago de Nepal. Necesito tiempo. Las cosas se hacen poco a poco.

P. ¿Cómo son las relaciones con el Rey?

R. Ahora no hay problemas. El rey Birendra ha aceptado la Constitución elaborada el año pasado por el Gobierno de transición, ha dejado de ser un monarca absoluto, ha aceptado el multipartidismo como la mejor forma de gobernar el país, el principio de que la. soberanía reside en el pueblo. Se acabaron las diferencias.

Gobierno paralelo

P. La secretaría del- Rey ha funcionado siempre como un Gobierno paralelo. ¿Cree que ahora será distinto?

R. Eso fue duraírte el sistema panchayat [régimen creado por el padre del actual Rey después de disolver en 1959 el Parlamento y que consistía en apoyarse en un Consejo de ancianos elegido de acuerdo a las castas y manipulado por el monarca]. Ahora hay un Parlamento y un Gobierno democrático. No hay sitio para nada paralelo

P. Su hermano fue en 1959 el primer jefe de Gobierno democráticamente elegido en Nepal, pero el sueño duró menos de un año y usted entre otros miles de nepalíes pasé por ello siete años en la cárcel. ¿Tiene miedo de que se repita la pesadilla?

R. Las circunstancias han cambiado. Creo que el actual Rey ya ha probado la amargura. de la lucha y no está dispuesto a arriesgarse.

P. ¿No le preocupan las exce sivas expectativas que el pueblo nepalí pone en su gestión?

R. Las aspiraciones populares son enormes y no será posible cumplirlas todas, pero empezaremos por aliviar la pobreza de los más necesitados.

P. ¿Cuál es el reto que más le atormenta?

R. La economía. Tenemos que mejorar el nivel de vida de la población y para ello es necesario poner orden en la economía.

P. ¿Cuáles son las líneas de su política económica?

R. Queremos desarrollar rápidamente el país. Para ello impulsaremos el sector privado e invitaremos al capital extranjero a invertir en Nepal. Les daremos las facilidades que precisen.

P. Nepal tiene una de las tasas de analfabetismo más altas del mundo. ¿Qué lugar ocupa la educación en su política?

R. Si no se educa a la población no se puede desarrollar al país. Ambas cosas están íntimamente ligadas. El capítulo educativo tendrá máxima prioridad.

P. Tiene 110 de los 205 diputados del Parlamento. ¿Gobernará solo o con un pacto con la oposición?

R. Una norma de la democracia es el poder discutir con la oposición. Nosotros conversaremos con ésta cuando las dificultades lo aconsejen.

P. Man Mohan Adhikari, líder comunista, actual jefe de la oposición parlamentaria y su rival histórico, le ha ofrecido públicamente su colaboración. ¿Confía en él?

R. En esta sociedad uno debe de tener confianza en las personas y, por tanto, yo conflo en él.

P. El NC tiene viejos lazos de unión con el partido del Congreso ¡ndio. ¿Guardará su Gobierno un equilibrio entre India y China?

R. Parece que lo único que preocupa a los países occidentales es que nos convirtamos en un apéndice de India. ¿Por qué no valoran ustedes también nuestros sentimientos y nuestro nacionalismo? Aunque somos un sandwich entre China e India no se puede olvidar que Nepal está más cercano a India que a China porque nos une una identidad social, religiosa y económica -el 55% de nuestro comercio es con india- y, además, -creemos en la democracia como los indios, por tanto estamos más cerca de India pero no perjudicaremos los intereses nacionales de los chinos.

Ideología socialdemócrata

P. ¿Cómo ve las relaciones con Europa?

R. Nuestro partido está afiliado a la Internacional Socialista. Nuestra ideología es también socialdemócrata, por tanto queremos tener las mejores relaciones posibles con todos esos partidos y países europeos.

P. ¿Ha mantenido algún contacto con España?

R. Cuando Felipe González fue elegido por primera vez presidente del Gobierno español, le envié una felicitación.

P. ¿Se la ha devuelto él ahora?

R. No la he recibido todavía.

P. Todos los miembros del Gabinete son políticos sin experiencia administrativa. ¿Cómo se las arreglará

R. Si quieres aprender a nadar no tienes más remedio que mojarte. Esto es lo mismo. Ni mis ministros ni yo tenemos experiencia, pero nuestra honestidad nos ayudará a gobernar Nepal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS