Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
VUELTA 91

El renacer de 'Tío Gilito'

R. Á. Van Poppel renació ayer de sus cenizas. El poderoso velocista de 28 años y 1,84 metros de estatura, uno de los más reputados del pelotón internacional tras haber obtenido 25 victorias en 1988 y 1989, olvidó la crisis por la que atravesó la pasada temporada, en la que sólo ganó dos etapas. Tras pasar de una situación privilegiada en el potente equipo Panasonic quedó prácticamente deshauciado pero fue finalmente contratado por el PDM, que le paga un sueldo base que puede aumentar sustancialmente según sus prestaciones.

La hoja de presentación facilitada por el PDM define a la delicada situación en la que dio acogida al ciclista holandés. "Ya prácticamente cerrada la nueva temporada se nos ofreció Van Poppel. Nuestro director Jan Gisbers se rascó la cabeza, habló de dinero y, después de consultar con nuestro director técnico, le dijo que sí al chico. Sin duda, a Gisbers le deben encantar los desafíos". El técnico del equipo holandés asegura: "Yo parto de la base de que un corredor como Van Poppel no puede estar agotado. Mi opinión es que los de Panasonic cometieron un error permitiéndole que se dedicase a preparar exclusivamente el Tour".

Según los rectores del propio equipo PDM, existe un estado de opinión segun el cual "Van Poppel viene a ser una especie de vago indolente que no quiere entrenarse, que dispone de todo el tiempo libre que quiere para ir contando su dinero, como el Tio Gilito". Gisbers es contundente al respecto: "Para nosotros tiene que convertirse nuevamente en un corredor que gane su dinero en la carretera y no en casa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de mayo de 1991