EL FUTURO DE LA U.R.S.S.

Yeltsin supera a Gorbachov en la 'batalla de los referendos'

El presidente de la Unión Soviética, Mijaíl Gorbachov, ha conseguido un apoyo tibio y limitado a su proyecto de conservación del Estado soviético, según resultados provisionales y parciales del referéndum de¡ pasado domingo. Los primeros análisis de la lluvia de cifras y porcentajes revelaban que es probable que se produzca una paradójica situación para los dos hombres más influyentes del Estado. Gorbachov puede ganar legalmente, pero perder políticamente. A su gran rival, Borís Yeltsin, presidente de Rusia, le puede ocurrir exactamente lo contrario.

Más información

Gorbachov puede ganar el referéndum legalmente al conseguir más del 50% de los votos emitidos su propuesta en defensa de la unidad de la URSS, pero puede perderlo moralmente al no haber logrado una mayoría holgada. Yeltsin puede perder legalmente el referéndum sobre la introducción de la presidencia por sufragio universal en Rusia y salir fortalecido moralmente, dados los altísimos porcentajes de votos a favor de este proyecto, a pesar de que las condiciones para su victoria en las urnas son mucho más difíciles de satisfacer que las existentes para el referéndum sobre el futuro de la URSS.Para que la propuesta de mantener la URSS como federación sea aprobada basta con que el sí supere el 50% de los votos emitidos. Para introducir la presidencia en Rusia se necesita que más del 50% del censo esté a favor de la misma, ya que la cuestión exige reformar la Constitución.

Pasa a la página 3

El 46% de votantes de Moscú dijo no a Gorbachov

Viene de la primera páginaEn Moscú, según datos preliminares no oficiales, participaron en el referéndum 4,5 millones de personas, casi el 68% de los 6.890.000 ciudadanos con derecho a voto.

"Más del 50% de los electores" se pronunció a favor de la conservación de la URSS, y el 46%, en contra, señalaba la agencia Tass.Por la introducción del puesto de presidente de Rusia se pronunció aproximadamente el 78% de los moscovitas que participaron en el referéndum, y el 20%, en contra.

A favor de la creación del puesto de alcalde por sufragio universal votó el 80% de los participantes moscovitas, y el 17%, en contra. En la región de Moscú, el 74% de los participantes apoyó la introducción del puesto de presidente de Rusia.

Los datos procedentes de Leningrado indican que el 45% de los participantes en el referéndum soviético votó a favor de la conservación del Estado, y el 75%, a favor de introducir la presidencia en Rusia.

La consulta de la presidencia rusa obtuvo un 52% de síes del censo electoral (79% de los votantes), y el referéndum soviético, un 47%, en el territorio autónomo de Malonenevski, que pertenece a Rusia.

Este dato es de especial interés por cuanto las repúblicas y regiones autónomas han mostrado grandes reticencias ante la política de los dirigentes rusos.

En los centros industrialesDe los grandes centros industriales del país llegan datos que indican un apoyo muy limitado, e incluso falta de apoyo, para el proyecto soviético y un respaldo muy alto para la presidencia en Rusia, es decir, en favor de Yeltsin, el principal promotor de este proyecto.

En Sverdlovsk, la ciudad del presidente ruso (en la zona de los Urales), sólo el 34% de los votantes apoyó el proyecto de federación renovada, mientras un 64% estuvo en contra. El 90% de los votantes apoyó allí la introducción de la presidencia.

Curiosamente, en el distrito moscovita de Octubre, donde reside y votó Mijaíl Gorbachov menos del 50% de los votantes se inclinaron por el sí en el referéndum soviético y una clara mayoría apoyó la introducción de un presidente en Rusia elegido por sufragio universal, según la emisora Radio Rusia. Muchas zonas de la Unión Soviética aprovechaban el plebiscito para realizar sus propias consultas populares sobre temas de interés local. La más curiosa de todas ellas era la realizada en Sajalín (en el océano Pacífico) sobre el futuro de las cuatro islas Kuriles objeto de un litigio territorial con Japón.Un 78% del censo electoral (89% del total de participantes) se pronunció en contra de la devolución de las islas, uno de los temas claves de la visita que Mijaíl Gorbachov efectuará a la capital nipona el próximo mes de abril.En la república de Ucrania, que organizaba su propio referéndum sobre la permanencia en la Unión Soviética, un 44% de los electores de Kíev apoyó el sí al referéndum soviético y un 78% la permanencia en la URSS.En Ucrania Occidental, el referéndum sobre el futuro de la Unión Soviética no logró alcanzar el 50% de síes y los ciudadanos se decantaron de forma masiva en favor de una total independencia del poder central de Moscú, una cuestión que había sido añadida a las otras dos preguntas.En Lvov, capital de Ucrania occidental, el 24% de los electores estuvo a favor de la URSS, y un 83,3% a favor de la total independencia.

Repúblicas asiáticas

En las repúblicas asiáticas, los porcentajes de apoyo a la unidad del Estado soviético fueron altísimos y de más del 80%. En Kazajstán, donde la pregunta fundamental había sido adaptada localmente, el 94,1% de los electores se pronunció por la conservación de la Unión Soviética. En la consulta participó un 88,2 % del censo.En Moscú, la organización de masas Rusia Democrática, el bloque de partidos y grupos políticos de oposición a la política de Mijaíl Gorbachov, no había informado hasta la tarde de ayer de irregularidades electorales. Rusia Democrática tenía observadores en la mayoría de los colegios de la capital.

Sin embargo, en la república báltica de Estonia, el periodista Feliks Undrusk dijo haber votado cuatro veces en el referéndum de la Unión Soviética, tras mostrar sus credenciales en cuatro colegios diferentes.Los responsables de las votaciones en Estonia, cuyas autoridades legales se negaron a organizarlo, anularon tres de los cuatro votos de Undrusk, según manifestó el servicio de noticias Interfax.En Estonia, según esta fuente, se han registrado casos en los que los ciudadanos han votado mostrando simplemente sus tarjetas de compradores, el documento que permite a los habitantes de determinadas zonas abastecerse de bienes de consumo en las tiendas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 18 de marzo de 1991.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50