_
_
_
_
GUERRA EN ORIENTE PRÓXIMO

La 'guerra de las galaxias', a escena

Éxito experimental de un interceptor balístico norteamericano en el espacio

Los promotores de la Iniciativa de Defensa Estratégica (SDI, o guerra de las galaxias) están eufóricos en Estados Unidos. El sistema defensivo propuesto por Ronald Reagan en 1982 -capaz de destruir en pleno vuelo atmosférico misiles nucleares intercontinentales- está demostrando que aquel proyecto no era ficción. Y así lo prueba, a escala reducida, el comportamiento de los misiles Patriot, derribando con precisión los Scud soviéticos lanzados por Sadam Husein contra Israel y Arabia Saudí.

El éxito de los Patriot ha coincidido con el anuncio que acaba de hacer el Pentágono sobre el "extraordinario éxito" de un simulacro de guerra de las galaxias llevado a cabo la pasada semana. Un misil interceptor fue lanzado al espacio desde una isla del Pacífico y destruyó con total precisión, a 150 kilómetros por encima de la atmósfera, un señuelo de cabeza nuclear disparada desde la base aérea de Vandenberg. Y para redondear el buen momento de la SDI, el presidente George Bush, en su discurso sobre el Estado de la Nación del pasado martes, citaba el éxito de los Patriot y hacía un llamamiento para "replantear el programa de la guerra de las galaxias y proporcionar protección contra ataques con misiles balísticos, cualquiera que sea su origen".El éxito de los Patriot y el experimento galáctico sobre el Pacífico han dado argumentos a los partidarios de este proyecto heredado de la era Reagan, polémico y contestado desde su origen por su exagerado belicismo y su elevado coste económico. Todo indica que la suerte está echada para la guerra de las galaxias. Tras el ensayo de la semana pasada en el Pacífico es más que probable que las pruebas no se detengan hasta la fabricación en serie de ese sistema defensivo.El furor despertado por los Patriot y la destrucción galáctica del señuelo nuclear sobre el Pacírico llegan en vísperas de nuevas peticiones de fondos para el desarrollo del programa de la guerra de las galaxias, en cuyos ocho primeros años de investigación y desarrollo se llevan invertidos 24.000 millones de dólares (2,4 billones de pesetas). La próxima semana, precisamente, el Pentágono tiene previsto pedir nuevos fondos para acelerar el fomento tecnológico de la SDI, por un total de 4.500 millones de dólares (450.000 millones de pesetas).

Aumento del presupuesto

En el presupuesto norteamericano para el año fiscal de 1992 se da por seguro que se aumentará la cifra dedicada este año -2.900 millones de dólares- al programa de la SDI, que en sus ocho años de vigencia osciló entre unas partidas anuales de 1.400 millones de dólares, el primer año, a los 3.600 millones de dólares gastados en 1989. Desde entonces, la cifra se había reducido a 2.900 millones, como gesto a la desaparición de la guerra fría.

El diseño en el que trabajan actualmente los expertos norteamericanos para obtener los primeros resultados prácticos consiste de dos elementos: un sistema con base limitada en el espacio, que vigilará lanzamientos por accidente de misiles de largo alcance; y un sistema de tierra, que responderá contra amenazas de misiles dirigidos a algún blanco específico.

El misil utilizado en la prueba del Pacífico, conocido como Sistema Interceptor de Reentrada de Vehículos fuera de la Atmósfera, o ERIS (siglas que en inglés coinciden con la diosa de la rivalidad y la discordia en la mitología griega), es más ligero y más inteligente que el interceptor anterior, lo que, en términos militares, equivaldría a decir que se trata más de un arma que de una herramienta de trabajo.

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

El interceptor ERIS puede destruir cabezas de misiles circulando a una velocidad de 20 mach (20 veces la velocidad del sonido). Se trata de uno de losmodelos aprobados por el Pentágono en 1986 para diversificar la fabricación de este tipo de ingenios de alta tecnología electrónica, y en el que está trabajando la compañía Lockheed con un contrato de 426 millones de dólares.

La guerra de las galaxias tiene también sus críticos. Entre éstos, el responsable de política espacial de la Federación Americana de Científicos, John Plke, ha dicho en The New York Times que el Pentágono está sobrevalorando la importancia de la prueba en el Pacífico, incluso en el supuesto de qyue hubiera sido tan exitosa. "Fueron necesarios entonces 25 años hasta conseguir que los Patriot funcionaran. Ahora mismo es como si habláramos de cómo estaban los Patriot en 1970".

Los Patriot y el anunciado éxito del primer experimento de la guerra de las galaxias -con el interceptor ERIS- constituyenun homenaje al ex presidente Ronald Reagan, el inspirador del rearme bélico norteamericano. Un homenaje y un regalo del ex presidente octogenario, que descansa en su rancho de Califorma y que fue de las poquísimas personas informadas por George Bush antes de que comenzara la guerra del Golfo.

Ken Adelman, ex director de control de armas con la anterior Administración, escribe esta semana en Newsweek que "el tan cacareado y atacado rearme militar de Reagan es el que nos está proporcionando la mayoría de nuestro material bélico. Sin las victorias de Ronald Reagan durante las batallas de los presupuestos de defensa en los años ochenta no estaríamos obteniendo las victorias en el Golfo en los noventa... "."Hemos tenido suerte de tener todavía unos militares de la guerra fría para la primera guerra de la posguerra fría.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_