_
_
_
_
Cartas al director
Opinión de un lector sobre una información publicada por el diario o un hecho noticioso. Dirigidas al director del diario y seleccionadas y editadas por el equipo de opinión

Golpear a un soldado

En su edición del pasado martes, 30 de octubre, su periódico informa que un juez militar, a través de un auto publicado el 1 de ese mismo mes, considera -y sentencia- que golpear a un soldado es "el medio racionalmente necesario" para castigar su desobediencia ante el mando.¿Qué hay del artículo 5 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, suscrita por el España? ¿Y del artículo 15 de la Constitución española? ¿No es el ejército, guardián del orden constitucional, el encargado de proteger esos derechos que postulan el rechazo hacia cualquier tipo de maltrato, mental o corporal? Lo cierto, lo terriblemente cierto, es que esta sentencia contiene tres peligrosas realidades: primera, que el uso de la violencia es práctica habitual en los cuarteles; segunda, que ese uso es aceptado y sustentado institucionalmente, y tercera, que el valor jurisprudencial del auto termina de abrir las puertas a la descarada legalización del abuso de poder por parte del estamento militar.

Cuando un Estado "social y democrático de derecho" permite que la violencia "de hecho" constituya uno de los pilares de la ley de la selva cuartelera, mientras una zona de su Administración de justicia proclama la racionalidad" del guantazo y la proporcionada necesidad" de la bofetada, la repugnancia ética se transforma en una amarga mueca de impotencia ante la "temporada de rebajas" en el regateo político sobre el servicio militar.

Más aún si pensamos que los soldaditos del nuevo Lepanto acuden al Golfo para impedir una "violación por la fuerza" del dereclo internacional, mientras su derecho nacional promulga ese rnismo tipo de violaciones como técnica de pedagogía militar.

Haz que tu opinión importe, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Por desgracia, resulta de nuevo evidente que tiene mucho más valor moral el petróleo como país que el recluta como persona- Agustín Gutiérrez.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_