Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente y el vicepresidente del PP de Cantabria apoyan a Hormaechea y critican al partido

Los ex consejeros del Gobierno cántabro Roberto Bedoya (presidente, además, del Partido Popular), Alberto Rodríguez (vicepresidente), José Parra y Dionisio Rodríguez Cortázar, que presentaron su dimisión al presidente Juan Hormaechea el pasado día 9 para facilitar su reprobación, decidieron ayer apoyar al presidente de Cantabria y pedir su baja del Grupo Popular de la Asamblea regional. La decisión fue calificada por Francisco Alvarez Cascos, secretario general del PP, de lamentable y prevista", mientras que Hormaechea declaraba sentirse "orgulloso y agradecido".

Gonzalo Piñeiro, consejero de Turismo e Industria, que también renunció al cargo, es el único que se ha abstenido de suscribir la nota. De los 17 diputados que integran el Grupo Popular en la Asamblea, 10 ya se han proclamado de una forma u otra solidarios con Hormaechea, desconociéndose la decisión que pueda adoptar los restantes. Los cuatro ex consejeros critican "la orden impuesta y amenazante" de la junta directiva nacional del Partido Popular (que decretó la ruptura de toda relación política con Hormaechea) y que dejó, dicen, a los órganos directivos del PP de Cantabria sin la posibilidad de diálogo que el presidente regional del partido, Roberto Bedoya, aseguran, había buscado incansablemente.Asimismo, manifiestan haber acatado la disciplina impuesta por el partido, aunque rechazan el modo de ejercer la autoridad por el PP. "Oída la junta directiva regional, se hizo evidente por expresa votación la unanimidad de alcaldes, diputados regionales y números uno del partido contra la destrucción de su unidad en Cantabria, el expreso rechazo recogido en acta de semejante modo de entender la autoridad y el diálogo tan indiferente para el esfuerzo colectivo de personas afiliadas o adheridas al PP".

El conflicto que ha desembocado en la crisis del PP cántabro se originó a raíz de que el presidente cántabro insultara en un bar de Santander, a altas horas de la madrugada, a Manuel Fraga, José María Aznar e Isabel Tocino.

Hormaechea declaró anoche a este periódico que conocía de antemano la voluntad de los cuatro ex consejeros que, desde su condición de diputados, le muestran ahora su cofianza, pero ignoraba que se hubiera cristalizado en un comunicado hecho público. "Lo agradezco profundamente", dijo emocionado. "Hemos trabajado mucho y bien y estoy plenamente orgulloso de lo que hemos hecho en estos tres largos años de legislatura".

Al parecer, en el curso del último consejo de Gobierno celebrado el miércoles pasado, Hormaechea había recibido calurosas y secretas muestras de adhesión de los consejeros incluido, con ciertas matizaciones, el de Turismo e Industria, Gonzalo Piñeiro, que no ha firmado el comunicado. Hormaechea dijo otra vez que lamentaba que a raíz del suceso del pub de El S ardinero, convertido en escándalo nacional, se hubiera pretendido trazar "una imagen mía impresentable". Asimismo confesó ignorar hasta qué punto la "rebelión de los alcaldes" frente a Madrid habría podido influir en la sorprendente decisión adoptada por los ex consejeros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de noviembre de 1990

Más información

  • Tres ex consejeros del Gobierno regional abandonan el Grupo Popular