_
_
_
_

Núnez sobrepasará con Molby los 4.500 millones de pesetas en fichajes de extranjeros

El Barcelona superará con la presumible contratación del danés Molby, que ayer marcó de penalti, como simbólica despedida, uno de los goles (4-0) del Liverpool al Luton, los 4.500 millones de pesetas en fichajes de extranjeros desde que Josep Lluís Núñez llegó a su presidencia en 1978. El club azulgrana se gastará esta temporada más de 500 con la incorporación de Stoichkov y la del sustituto delo holandés Koeman, lesionado. Es una cifra similar a la empleada por el Real Madrid en el rumano Hagi y el yugoslavo Spasic. Ramón Mendoza, el dirigente blanco, ha invertido unos 1.000 millones por ese concepto desde 1985. El Atlético de Madrid ya ha alcanzado esta cantidad con Jesús Gil desde 1987.

El Barcelona llegó a pagar 1.200 millones por Maradona (temporada 1982-1983) y 1.000 por Koeman (1989-1990), cifras que explican la alta inversión realizada por Núñez en sus 12 años de mandato. En la de 1978-1979 incorporó a Krankl (70 millones). En la de 19791980, a Simonsen (60) y Roberto Dinamita (50). En la de 19801981,aSchuster(140).En la e 1981-1982, a nadie. En la de 1982-1983, a Cleo (15) y Maradona. En la de 1983-1984, a Gabrich (25) y Jiménez (30). En la de 1984-1985, a Archibald (240). En la de 1986-1987, a Hughes (425) y Lineker (450). En la de 1988-1989, a Aloisio (125) y Romerito (40). En la de 1989-1990, a Koeman y Laudrup (220). En la actual, a Stoichkov (265). En total, más de 4.300 millones, que se verán aumentados la próxima semana en unos 250 si se confirma la venida de Molby.El caso de Mendoza

Mendoza inició su mandato con el fichaje del mexicano Hugo Sánchez (240 millones). Posteriormente, en la temporada de 1987-1988, incorporó a Jankovic (60). En la de 1988-1989, a Schuster, que disponía de la carta de libertad. En la de 1989-1990, a Ruggeri (110). En esta campaña, en cambio, se ha gastado 400 en Hag1 y 150 en Spasic, además de unos 100 en la rescisión del contrato de Schuster y otros 125 en el de Ruggeri.

La irrupción de Jesús Gil como presidente del Atlético de Madrid en la temporada de 1987-1988 llevó al club roji blanco a desembolsar importantes cantidades por foráneos. En ella pagó 415 millones por Futre y 20 por Zamora. En la presente, ha desembolsado 400 por Rodax, si bien Schuster disponía de la carta de libertad.

A Gil le quedan, además, las incorporaciones de jugadores en condiciones especiales, como Donato, Islas y Joáo Pinto, operaciones de las que se desconoce el importe, aunque en algún caso, como el del portugués, se asegura que se acerca a los 400 millones.

Otros clubes españoles han pujado fuerte esta temporada en los fichajes de extranjeros. Es el caso de la Real Sociedad, que ha invertido unos 500 millones en Atkinson y Richardson. También el Sevilla se ha gastado alrededor de 250 en Zamorano, prácticamente la misma cantidad empleada por el Sporting de Gijón en Nilsson e lordanov. El Zaragoza se acerca a los 150 porque, tras incorporar a Suárez (40) y Poyet (25), se hizo con Mateut (70). El Tenerife ha pagado unos 75 por Sabou; el Castellón, unos 50 por Matejil, y el Oviedo, unos 40 por Jerkan.

Los fichajes más caros de las últimas seis temporadas han sido los siguientes: Hugo Sánchez, 240 millones (1985-1986); Lineker, 450 (1986-1987); Futre, 415 (1987-1988); Soler, 400 (1988-1989); Koeman, 1.000 (1989-1990), y Rodax y Hagi, 400 (1990-1991).

En la actual, el Barcelona sólo pagó 265 millones por Stoichkov, mientras que el Real Madrid ha contratado a Hagi, Spasic, Jaro, Villarroya y Milla, incorporaciones que en total le han supuesto alrededor de los 1.000.

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_