HACIA UNA NUEVA EUROPA

Mitterrand afirma que la CE actúa con cautela ante la reuníficación alemana

JOSE A. SOROLLA, El Consejo Europeo de Estrasburgo ha establecido por primera vez "precauciones" ante la reunificación alemana, además de re conocer el, derecho a la libre autodeterminación del pueblo alemán. Esta es la interpretación que de uno de los acuerdos de la cumbre hizo el domingo por la noche, en una entrevista televisada, el jefe del Estado Francés François Mitterrand, actual presidente en ejercicio de la CE.

Mitterrand recordó que la aceptación de la unidad alemana a través de la libre autodetermi nación figuraba ya en nurneroso documentos internacionales, es pecialmente en el que se aprobó en mayo en Bruselas en una reunión de la OTAN. Pero subrayó que la novedad de Estrasburgo reside en la continuación de la declaración, es decir, la que explicita que el "proceso debe realizarse democrática y pacíficamente, respetando los acuerdos y tratados, así como todoss los pri.nciplos definidos por el Acta final de Helsinki".

Más información

Entre estas reservas, que Mitterrand calificó en otro momento de "precauciones", destacó que "el nuevo equilibrio alemán no puede hacerse en detrimento del equilibrio de Europa" y que "el respeto de las fronteras es un principio esencial".

Durante hora y media, el presidente de la República intentó tranquilizar a los franceses tanto sobre los acontecimientos en el centro y el este de Europa como en relación a los problemas de política interior, especialmente sobre la inmigración. La entrevista se inició con un balance de satisfaccIón sobre el Consejo Europeo de Estrasburgo, clausurado un día antes.

Mitterrand elogió el papel del presidente soviético, Mijail Gorbachov, en el proceso de cambios que se producen en el Este, calificó a la URSS de "socio" al que hay que ayudar a salir de su crisis económica y se mostró convencido de la llegada del multipartidisrno a la Unión Soviética. En la cuestión del desarme, aplazó cualquier decisión sobre laforce defrappe francesa a un lejano y más profundo acuerdo entre FE UU y la URSS sobre el arinamente, nuclear.

En política interior, Mitterrand se pronunció con firmeza por la repatriación de los inmigrantes clandestinos, pero respetando sus derechos, y a favor de la integración de los 4,4 millones -entre ellos un millón de niños- que están en situación legal.

En el primer caso, pidió un reforzamiento del control en las fronteras exteriores de la CE y se declaró partidario de sancionar a los empresarios sumergidos que contratan y subemplean a los nuevos esclavos"

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0011, 11 de diciembre de 1989.