Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una compañía israelí de alta seguridad opera ilegalmente en España con cobertura de Hachuel

La compañía International Consultants on Targeted Security (ICTS), dirigida por militares israelíes, opera en España desde hace dos años sin permiso del Gobierno y al margen de las normas previstas para controlar la penetración extranjera en el campo de la seguridad. Como cobertura frente a las autoridades españolas, ICTS ha utilizado testaferros vinculados al grupo empresarial de Jacques Hachuel, que a tal efecto constituyeron la entidad denominada H Seguridad, cuya sede se encuentra en Madrid.

Todo parece indicar que el grupo Hachuel pretende desprenderse de la misma o cambiar su situación legal, después de que los dueños teóricos de dicha entidad vendieran sus acciones, tras una decisión adoptada en ese sentido en pleno mes de agosto. Las razones no se conocen, pero la medida parece coincidir con la existencia de una investigación policial al respecto.Los técnicos israelíes de ICTS en España trabajan principalmente para empresas o personalidades vinculadas a las firmas en que participa el grupo Hachuel. Entre ellas figuran el Banco Español de Crédito y la compañía de aviación Alfa Jet Charter, esta última dedicada al transporte privado de altos ejecutivos.

Los israelíes han presentado también ofertas a otras compañías españolas, generalmente acompañadas de cartas suscritas por altos cargos de TWA y de American Airlines, que son algunos de sus clientes en el mundo. Uno de ellos describe a los técnicos de ICTS como "los grandes expertos en seguridad internacional de grandes compañías". ICTS se presenta a sí misma como "una de las compañías líder entre las que proporcionan servicios de consultoría" en las áreas de seguridad física, de aviación, auditorías e investigaciones internacionales.

El vicepresidente de ICTS, Menachem Bacharach, es un teniente coronel del Ejército de Israel, que ha trabajado 15 años para los servicios de seguridad de su país y para la compañía aérea El Al. Actualmente, Bacharach parece tener su base en París. El presidente de la compañía, Dan Issacharoff, que tiene también un alto grado en el Ejército de su país, se mueve entre Israel y Estados Unidos.

Buzones y familias

La empresa ICTS mantiene una estructura muy discreta -y en algunos casos semiclandestina- en varios países europeos. Muchas de sus oficinas son simples apartados de correos o meras direcciones de contacto, tras las cuales se oculta el resto de la organización.

Así, la sede central para Europa consiste en un sótano situado en un discreto barrio de Londres, sin identificación exterior. Otra de las oficinas europeas de ICTS se encuentra en Amstelveen, un suburbio de Amsterdam, y consiste en una pequeña vivienda unifamiliar ocupada de forma permanente por un matrimonio y su hijo. En París, ICTS dispone de una sede, atendida por una mujer de avanzada edad, quien informó a este periódico de que ostenta la representación mercantil de ICTS, pero que es necesario dirigirse por escrito a la misma para ponerse en contacto con sus responsables.

Esta clase de compañía lleva trabajando dos años en España, sin permiso para hacerlo. Al menos la Policía asegura que no existe ninguna firma autorizada para trabajar con ese nombre en cualquiera de los campos de la seguridad privada.

Según la normativa en vigor, las personas que dirijan o gestionen empresas de seguridad, así como sus jefes técnicos, han de ser de nacionalidad española. La Policía debe conocer también la composición de los órganos de administración y cuadros directivos, "así como cualquier variación en los mismos". Nada de eso se ha cumplido en el caso de ICTS. Los iraelíes han sorteado los obstáculos administrativos gracias a la cobertura de H Seguridad, empresa constituida con 10 millones de pesetas de capital social.

De acuerdo con las informaciones en poder de este periódico, uno de los responsables de la actuación de ICTS en España es el ciudadano israelí David Ronnen, que procede de la sede de la empresa en Holanda. Otro de los ejecutivos principales es Amir Eshet, judío de origen argentino, quien procede de la central de ICTS en Israel. Un tercer israelí, Joseph Arrow, se encuentra actualmente en España, o al menos lo estaba la semana pasada.

Una maraña de relaciones

El primer trabajo de ICTS en España consistió en realizar un chequeo de seguridad a la compañía Alfa Jet Charter, cuyo presidente, León Hachuel, figura también entre sus fundadores. La compañía ofreció seguidamente sus servicios a Iberia, que no los aceptó.

Ningún miembro de la familia Hachuel figura -ni ha figurado nunca- como propietario jurídico de las acciones de H Seguridad. Sin embargo, la maraña de testaferros no es tan espesa como para ocultar la evidente vinculación entre H Seguridad, H Capital y otras entidades relacionadas con el grupo Hachuel o en las que éste tiene participación.

Hay una amplia coincidencia de nombres entre los consejeros y administradores de H Seguridad y los de otras compañías del grupo. Por ejemplo: entre los fundadores de ambas empresas figura Coloma Armero, una abogada vinculada al bufete de José Mario Armero, fundadora a su vez de H Capital, que es la entidad inversora desde la que opera el grupo Hachuel. Coloma Armero se encuentra actualmente en la India, según se informó a este periódico en su bufete.

Actual propietario

En pleno mes de agosto, los testaferros que poseían las acciones de H Seguridad recibieron instrucciones para vender sus participaciones al bufete de abogados de Jorge Trías Sagnier, que retiene la compañía en sus manos, en calidad de fiduciario, a la espera de la decisión definitiva.

No sólo se ha producido esa venta precipitada, sino que algunos de sus propietarios ignoraban las actividades de la compañía teóricamente dirigida por ellos. Éste es el caso de Carlos Fanjul Fernández, quien recibió hace dos meses la orden de vender su participación en H Seguridad cuando se encontraba de vacaciones en Menorca.

Ningún ejecutivo de H Capital ha hecho comentarios sobre las relaciones de este grupo con la mencionada empresa o sus actividades concretas. Un responsable del gabinete de imagen que trabaja para H Capital, Fernando Jáuregui, negó toda vinculación entre esa entidad y H Seguridad, al tiempo que larnentó no poder facilitar contacto alguno con los responsables del mencionado grupo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de octubre de 1989

Más información

  • Venta precipitada de la empresa utilizada como testaferro