Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA ANTICIPACIÓN DE LAS LEGISLATIVAS

Carmen Romero acepta ser diputada del PSOE por Cádiz para mostrar su propia personalidad política

Carmen Romero, esposa del presidente del Gobierno, Felipe González, se presentará en las próximas elecciones legislativas como, candidata a diputada del PSOE por Cádiz, en el puesto número tres de la lista y, por tanto, con grandes probabilidades de resultar elegida. El hasta ahora senador Jordi Solé Tura será presentado como candidato a diputado por Barcelona en un puesto destacado de la lista del Partido de los Socialistas de Cataluña (PSC-PSOE), y Antonio Jara, alcalde de Granada, ocupará el segundo puesto en la candidatura socialista para el Congreso en esa provincia.

Carmen Romero tomó hace tres días la decisión definitiva de aceptar una de las propuestas que había recibido para figurar como candidata a diputada, según fuentes de la ejecutiva regional del PSOE de Andalucía. Los principales dirigentes de la agrupación socialista de Málaga habían invitado a la esposa de Felipe González a figurar en el puesto número tres de la lista para el Congreso de los diputados, tras Carlos Sanjuán, secretario general (del PSOE de Andalucía, y Rafael Ballesteros.Asimismo, destacados miembros de la agrupación socialista de Granada habían expresado su deseo de contar con Carmen Romero y el PSOE de Jaén había ofrecido incluso a la esposa del líder del partido encabezar su candidatura para el Congreso de los diputados. Finalmente, Carmen Romero ha optado por figurar como candidata a diputada por Cádiz en la lista que encabezarán de nuevo Manuel Chaves, ministro de Trabajo, y Ramón Vargas Machuca, secretario primero de la Mesa del Congreso de los Diputados.

"La veía como diputada"

Carmen Romero empezó a considerar la posibilidad de convertirse en parlamentaria la primavera pasada, según personas de su círculo de amistades. Un destacado dirigente del PSOE de Andalucía, que le acompañó a dar un paseo por Sevilla, tras una multitudinaria reunión de mujeres socialistas recuerda que ya le comentó que "la veía como diputada", ante lo que ella esbozó una sonrisa.

Según compañeros de partido que la conocen desde hace muchos años, Carmen Romero ha dado el paso de presentarse como candidata a diputada para llevar a cabo una tarea política en la que quede constancia de su propia personalidad, al margen de su condición de esposa del presidente del Gobierno.

Los mismos medios descartan de antemano posibles divergencias motivadas por defender ella sus propias opiniones. "Carmen es una militante disciplinada y con muchos años de experiencia", afirmó un amigo suyo y estrecho colaborador de Alfonso Guerra.

La actividad política de Carmen Romero, militante del PSOE y de UGT, ha sido discreta pero constante y a veces crítica. En numerosas ocasiones ha manifestado su adhesión al ideario ferninista y como tal participó en la mayoría de los proyectos impulsados por el sector fernenino del PSOE que intentaban conseguir mayor participación de la mujer, no sólo en el ámbito social, sino también dentro de su propio partido.

Durante el 31º congreso del PSOE, celebrado en enero de 1988, acudió a expresar su más firme apoyo a las delegadas que aspiraban a obtener una representación de un 25% en los órganos del partido. "Este es uno de los temas más importantes del congreso" afirmaba entonces Carmen Romero. Su participación en los debates levantó algunas voces disconformes entre sus compañeros de partido. Aunque ella aceptó la cuota de ese 25% manifestó cierto descontento por considerarlo insuficiente.

Militante socialista desde sus tiempos de estudiante y afiliada al PSOE desde 1968, Carmen Romero ha compartido su trabajo como profesora de Literatura con una cierta actividad en la política y ha estado presente en algunas de las campañas a las elecciones tanto generales como municipales.

Durante la campaña de las generales de 1986 cuando su presencia, siempre al lado de Felipe González, y en un segundo plano, reclamaba el voto de las mujeres. En 1986, durante la campaña previa a las elecciones legislativas, Carmen Romero no ocultó que estaba muy descontenta con el grado de presencia femenina en las candidaturas e incluso afirmó que "la lucha de las mujeres por entrar en las listas es muy dura; no es algo que graciosamente den los partidos. Ningún partido lo hace".

Puestos en UGT

Dentro del sindicato UGT, desempeñó puestos de cierta responsabilidad en Sevilla, aunque ella a veces se ha quejado de estar marginada precisamente por ser la mujer del presidente. Ocupó la secretaría de prensa de la Federación de Trabajadores de la Enseñanza, cargo que más tarde tuvo que abandonar.

Como actividad derivada de su papel dentro del sindicato pertenece a la junta directiva de la Fundación para la Renovación de la Escuelas, asociación que fomenta métodos didácticos progresistas.

Por otra parte, el comité electoral nacional del PSOE ha acordado que la ministra de Asuntos Sociales, Matilde Fernández, encabece la candidatura para el Congreso en Cantabria. La ministra portavoz del Gobierno, Rosa Conde, rehuyó ayer precisar en qué provincia se presentará como candidata a diputada, si finalmente opta por esta posibilidad.

Alejandro Cercas, miembro de la ejecutiva federal del PSOE, no figurará en esta ocasión en la lista de la Federación Socialista Madrileña sino como cabecera para el Congreso de los diputados en Cáceres.

Por otra parte, el alcalde de Granada, Antonio Jara, ya ha aceptado la propuesta de la ejecutiva provincial como segundo de la lista a cambio de renunciar oficialmente a presentarse como candidato en las elecciones municipales de 1991. La ejecutiva provincial, adscrita al sector guerrista del PSOE pretende así forma poner al frente del ayuntamiento a otra persona.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de septiembre de 1989

Más información

  • Jordi Solé Tura, candidato socialista al Congreso de los Diputados por Barcelona