Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más de 500 húngaros se beneficiarán de la amnistía propuesta por el Gobierno

Al menos 500 húngaros se beneficlarán de la amnistía solicitada el miércoles por el Gobierno de Karoly Grosz al Consejo de la Presidencia. El diario gubernamental Magyar Hirlap indicó ayer que la medida alcanza a personas que participaron en la insurrección de 1956 y fueron condenadas entre el 23 de octubre de ese año, fecha del comienzo de la revuelta y el 1 de mayo de 1957. La insurrección fue aplastada por los tanques soviéticos, llamados por Janos Kadar, el 4 de noviembre de 1956.Entre las penas que todos los afectados arrastran, se encuentra la negativa a expedirles un pasaporte, derecho del que gozan el resto de los ciudadanos húngaros desde este año.

El Consejo de la Presidencia húngara ostenta el poder legislativo cuando el Parlamento no se reúne y, en este caso, debe dar fuerza de ley a la propuesta del Consejo de Ministros.

Están excluidas de la amnistía las personas condenadas por "crímenes graves", como "traición, espionaje y otras violaciones graves del código penal", según afirmó el portavoz del Gobierno, Gyorgy Marosan.

Por otra parte, el secretario general del partido comunista y jefe del Gobierno húngaro, Karoly Grosz, inició ayer "una visita oficial de amistad" en la República Democrática Alemana (RDA), invitado por el jefe de Estado y del partido de dicho país, Erich Honecker,

Grosz fue recibido en el aeropuerto de Berlín Este por el propio Honecker, con quien se entrevistará durante sus dos días de estancia oficial en la RDA. La revista Neues Deutschland, órgano del partido comunista alemán oriental, comentó ayer que Hungría está especialmente interesada en un desarme negociado entre el Este y el Oeste en el dominio de las armas convencionales, dado que sobre su territorio no están desplegadas armas nucleares ni químicas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de septiembre de 1988