La patronal, dispuesta a negociar con UGT y CC OO la participación sindical en las empresas privadas

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) propondrá en los próximos días a los sindicatos UGT y CC OO el inicio del conversaciones para un acuerdo bilateral. Su objetivo es intentar rejuvenecer la concertación social, enriqueciéndola con contenidos nuevos. Los dirigentes empresariales están incluso abiertos a discutir la participación sindical en la empresa privada y a pactar "un banda salarial amplia, aunque ello no agrade al Ministerio de Economía". Las centrales están a la espera de recibir una carta de José María Cuevas para dar la respuesta.

La patronal quiere mantener una reunión con los dirigentes sindicales para sondear las posibilidades de negociar un acuerdo bilateral, preferiblemente (le larga duración, aunque esa es una cuestión secundaria, y estudiar el posible temario. La propuesta que piensan hacer es sentarse en la mesa sin prejuicios y sabiendo que todas las partes deben asumir un coste. Entre: los asuntos que considera posible discutir está la mediación y arbitraje, los aumentos salariales y la estructura de salarios, algunas fórmulas de flexibilidad y los efectos en los convenios de la derogación de las ordenanzas laborales.Una novedad. es que los dirigentes de CEO.E se muestran abiertos a debatir la participación sindical en las empresas privadas pero, según fuentes empresariales, 9o deben pedir las centrales, lógicamente no lo vamos a proponer nosotros".

Paz social

Para la organización patronal también se debe analizar en los primeros encuentros si se negocian, o no, los aumentos salariales. Lo deseable para la cúpula de, CEOE, según un alto responsable, es que se discutan, pese a que "en los cenáculos se afirme lo contrario". Los dirigentes empresariales han detectado que sus bases quieren un acuerdo interconfederal, aunque sea con lana banda salarial amplia, porque la experiencia que tienen de los últimos años es que así se garantiza la paz social. De momento no se han concretado cifras, pero los responsables de la organización empresarial son conscientes de que ello no agradaría al Ministerio de Economía, que ha vuelto a recomendar moderación salarial para los próximos años.

Los sindicatos están a la espera de conocer el contenido de la carta de José María Cuevas pero el secretario de acción sindical de UGT, Apolinar Rodríguez, se muestra un tanto escéptico, dado que en la primavera pasada el sindicato socialista hizo una propuesta similar a CEOE de abordar reformas estructurales que no prosperó. En cuanto a los salarios, al sindicato socialista no le preocupa tanto la amplitud de la banda como el tope mínimo porque entiende que los trabajadores no van a aceptar que se recorte el poder adquisitivo.

Apolinar Rodríguez avanza que, lógicamente, van a proponer que se negocie la participación sindical en las empresas con metas concretas y modernizadoras, como la cogestión en la introducción de nuevas tecnologías o la formación profesional, además de la fórmula ya aplicada en las grandes empresas públicas, donde los trabajadores están presentes en los consejos de administración.

Estas y otras cuestiones serán estudiadas hoy y mañana por la ejecutiva confederal de UGT en una maratoniana reunión que va a mantener en un lugar de la sierra madrileña. En ella se definirá la acción sindical para los próximos meses y temas pendientes de otras secretarías.

UGT, de 'retiro'

También analizará UGT en este retiro, que suele tener una o dos veces al año, el estado de las mesas de concertación con el Gobierno y decidirá una respuesta a la enorme contradicción que a su juicio existe en que se haya convocado solamente una nueva reunión sobre el Instituto Nacional de Empleo, que requiere una reforma normativa, cuando aún no existen fechas para negociar temas que deben tener reflejo en los próximos Presupuestos Generales del Estado, como las inversiones públicas y el aumento de las pensiones. También analizarán el contenido de otra mesa negociadora ya polémica pese a no haber comenzado sus trabajos, la del empleo.

El dirigente de Comisiones Obreras, Agustín Moreno, estima que la invitación de CEOE se hace a destiempo y en medio de las discusiones con el Gobierno. Tampoco es muy optimista sobre el resultado de las negociaciones con los empresarios "por la lección aprendida en los dos últimos años en los que pretendieron moderar salarios, mayor flexibilidad y recorte de derechos de los trabaadojres". Para Comisiones, lo mismo que para la patronal, el horizonte 1992 también es muy importante, pero por diferentes razones. El sindicato pretende homologar la situación de los trabajadores españoles con los de la Comunidad Europea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS