Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevos datos sobre el derribo del Airbus iraní hacen más incomprensible el "error"

Los escasos pero reveladores datos que se van conociendo sobre el derribo el pasado domingo de un Airbus A-300 iraní en el estrecho de Ormuz por un misil disparado por el crucero norteamericano Vincennes, que se saldó con la muerte de las 290 personas que viajaban a bordo, hacen cada vez más inexplicable el "error" por el que el buque estadounidense confundió el avión comercial con una caza F-14. El congresista demócrata norteamericano Les Aspin declaró la noche del martes que miembros del Pentágono reconocieron en conversaciones privadas con un grupo de congresistas que el avión iraní se encontraba dentro del pasillo aéreo comercial y que cuando fue derribado efectuaba maniobras de ascenso para colocarse en el centro de su ruta.

Mientras se iniciaba la investigación oficial encargada por el Gobierno norteamericano, en Irán se procedía al entierro de las primeras víctimas y expertos en derecho internacional daban cuenta de las dificultades de las familiares para conseguir indemnización alguna.[El vicepresidente George Bush dijo ayer que no pediría disculpas a Irán por el derribo del avión y consideró como "prematura" la posibilidad de indemnizar a las familias de las víctimas. "La vida continúa", se limitó a señalar Bush. Sus palabras fueron tachadas de "absolutamente ridículas" por el candidato demócrata Jesse Jackson, informa Efe].

[El Consejo de Seguridad de la ONU aceptó ayer debatir el próximo martes la acusación de Irán contra EE UU sobre el derribo del Airbus, informa Reuter].

Les Aspin reconoció el martes, a la salida de una reunión a puerta cerrada con responsables del Departamento de Defensa, que el Airbus iraní no abandonó en ningún momento el corredor aéreo que tenía asignado. Aspin, que es presidente de la comisión sobre las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes, contradecía así las informaciones :Facilitadas hasta ese momento por el Pentágono.

El pasillo aéreo

De acuerdo con esta versión, que coincide con la facilitada desde: el principio por las autoridades iraníes, el pasillo aéreo entre Baclar Abas y Dubai tiene una anchura de cinco millas (cerca de ocho kilómetros). El reactor iraní se desvió aproximadamente cuatro millas hacia el oeste, sin abandonar en ningún caso el corredor asignado, y su piloto efectuó una corrección para centrarse. Fue al parecer durante esta maniobra cuando el aparato tomó la dirección del crucero Vicennes y se produjo el "error".Según Aspin, los militares norteamericanos admitieron también ante los congresistas que la señal militar captada por el Vincennes cuando pidió al Airbus que se identificara pudiera haber provenido de otro avión que se hallaba en la zona, informa Efe.

En todo caso, quedan aún numerosas preguntas sin contestar: se deconoce por qué la tripulación del Airbus no respondió a las peticiones de identificación lanzadas por el Vicennes y a qué altura volaba el aparato cuando fue captado por los radares del navío. De acuerdo con el capitán, quien se ha responsabilizado personalmente de todas las deciciones adoptadas, el birreactor volaba a baja altura y en dirección al crucero, lo que provocó su alarma.

Los iraníes mantienen, por su parte, que el avión acababa de despegar, y que, por tanto, estaba tomando altura. En este sentido se ha manifestado el piloto iraní Meliruyan Garib, encargado de temas de seguridad del Gobierno de Teherán.

Otro piloto iraní, presentado como el anterior en una conferencia de Prensa organizada por la Embajada de Irán en Londres y recogida por la agencia France Presse, manifestó su extrañeza por las acusaciones norteamericanas respecto a la confusión de las señales del Airbus con las de un F-14.

Según Rasavi, el comandante de la nave utilizaba un Código Civil de transmisión que la torre de control de Dubai le había otorgado antes del despegue y captaba la frecuencia de urgencia en la que hubiera respondido, si se hubiera presentado el caso a cualquier petición de identificación.

Poderes de sanción

En este contexto, la comisión de la Marina norteamericana encargada de investigar el accidente inició ayer su tarea a bordo del Vicennes, anclado frente a las costas de Bahrein, a unos 500 kilómetros del lugar de la catástrofe, informa nuestra corresponsal en Beirut, Ángeles Espinosa.Bajo la presidencia del almirante William Fogarty, seis altos cargos militares norteamericanos investigarán la actuación del capitán del Vincennes Will Rogers, así como a sus oficiales. Aunque esta comisión dispone de poderes de sanción, fuentes estadounidenses en el citado Emirato han excluido que haga uso de ellos y consideran que se limitarán a preparar un informe para el Pentágono y para el presidente Reagan.

En EE UU, el mismo abogado que representó a las familias de las víctimas del Boeing de la KAL abatido en 1983 por un cazabombardero soviético, se ha ofrecido para llevar a cabo los procedimientos legales oportunos en nombre de los nuevos afectados. No parece, sin embargo, que lo vaya a tener fácil: de acuerdo con sus colegas, en este caso no podrá invocar la Ley de Compensación de Errores por haberse producido el incidente en zona de guerra, y tampoco parece probable que los tribunales iraníes vayan a aceptar una queja contra la Iran Air, y subsidiariamente contra el Estado Islámico, de acuerdo con el protocolo internacional de La Haya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de julio de 1988

Más información

  • Llega al Golfo una comisión investigadora de EE UU