Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El imam vela por su discípulo

De dejarse llevar por las apariencias, se diría que el ayatola Jomeini representa un islam rigorista, y su sucesor, uno más bondadoso. Sin embargo, aunque Montazeri tenga otro carácter, es desde hace tres décadas un fiel discípulo del imam, y ha sufrido mucho por la causa de la revolución islámica. El sha, Reza Pahleví, lo metió en la cárcel y lo torturó a conciencia por el apoyo prestado a Jomeini. Desde su residencia de Yamaran, al norte de la capital iraní, el imam vela por su discípulo. Ambos hombres mantienen un permanente contacto personal y telefónico, y también se escriben cartas con frecuencia. El imam es un entusiasta del género epistolar.Se dice que Montazeri no quería aceptar el título de sucesor del imam Jomeini y de máximo dirigente de la revolución islámica iraní.

"Las personas de gran religiosidad no aspiran a tener cargos o dinero, y por eso el ayatola Montazeri mostró sus, reticencias a la decisión de la asamblea de expertos. Él además desea que Dios conceda una larga vida a su maestro", según explica su portavoz.

En los últimos meses el sucesor de Jomeini ha incrementado sus declaraciones políticas. Se ha manifestado partidario de la constitución de partidos "dentro de un marco islámico", de la celebración de elecciones libres y de la libertad de opinión. También ha recomendado la contratación de profesores extranjeros que eleven el nivel de las universidades e impidan que los jóvenes tengan que ir a estudiar a EE UU o Europa.

Si la sucesión se produce conforme a lo previsto, el Irán de Montazeri será distinto al de Jomeini. Con mucha probabilidad, ésa será también la última voluntad del imam.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de junio de 1988