El cierre del Guinextebank deberá ratificarse en Madrid

ENVIADO ESPECIALEl Gobierno español tiene que decidir en los próximos 15 días si está dispuesto a otorgar un crédito de 1.500 millones de pesetas para hacer frente al agujero que sufre la sociedad bancaria guineano-española Guinextebank. En la propuesta de resolución se establece, asimismo, que el Banco Exterior de España, socio de los guineanos, abandone la empresa, y deberá otorgar un crédito al Gobierno de Guinea de 200 millones de pesetas.

Éste es un acuerdo decidido, pero no firmado, en Malabo, capital de Guinea Ecuatorial, al término de las conversaciones mantenidas durante la junta general de Guinextebank, celebrada en los últimos días. El Banco Exterior de España abandona su participación y sólo motivaciones políticas han influido en los últimos meses en la búsqueda de una salvación para proteger los intereses de los empresarios españoles. El replanteamiento de Guinextebank, con la posible participación de otros posibles socios españoles, está previsto que se realice en dos años.

Se mantiene, no obstante, la inicial proposición del Banco Exterior de España de efectuar una liquidación ordenada, que pondría en graves dificultades a los empresarios españoles que manejan todavía un 90% del comercio ecuatoguineano. No sólo porque muchos de ellos tengan créditos pendientes en Guinextebank, sino porque la dependencia de las operaciones, especialmente en el sector maderero, provocaría un caos comercial a muchos de ellos y les obligaría al cierre de sus negocios. Fuentes empresariales en Malabo han insistido en afirmar que solo media docena de los 250 españoles que actualmente mantienen negocios en Guinea, estarían en condiciones de continuar si observaran dificultades monetarias. Algunos de ellos ya han empezado a operar con BIAO, entidad bancaria de capital francés que se estableció hace unos años con el propósito de competir con Guinextebank y que constituye en estos momentos uno de los símbolos de afianzamiento de la presencia francesa en Guinea.

Según fuentes españolas en Malabo, el compromiso logrado ayer, y que tendrá que ser ratificado en las reuniones que la junta ganeral que Guinextebank celebrará en Madrid los próximos días 11 y 12 de febrero, supone una vía de trámite que haga posible una salida no traumática del socio español.

De acuerdo con una propuesta efectuada por el presidente Teodoro Obiang, España hará una venta simbólica de su parte en el Guinextebank al Gobierno de Malabo y se compromete a mantener una asistencia técnica a dicha entidad, la cual será aportada por el Banco Exterior, con la permanencia en la capital ecuatoguineana de cuatro miembros de su personal durante un período de tres años. Ello tiene como objetivo asegurar la continuidad de las operaciones, así como el logro de un reflotamiento Guinextebank con vistas, al término de este plazo, de traer a otra entidad bancaria española que ocuparía el hueco dejado por el Exterior.

En caso de que el Gobierno español niegue la concesión del crédito, el acuerdo de principio logrado ayer quedaría anulado. Ello obligaría al comienzo de nuevas negociaciones entre las delegaciones del Banco Exterior español y las autoridades guineanas, de cara a la liquidación ordenada de la participación española en el Guinextebank.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS