Joshua Hassan pide a los gibraltareños que decidan ante España "con la cabeza y no con el corazón"

El hasta ahora ministro principal de Gibraltar, sir Joshua Hassan, que ayer abandonó oficialmente el cargo, se ha despedido con un testamento político en el que pide a los gibraltareños que "reflexionen cuidadosamente" y "piensen con sus cabezas en lugar de con sus corazones" antes de decidir sobre la actitud a toma ante España tras el acuerdo que permite al Gobierno español un cierto control sobre el aeropuerto del Peñón. El acuerdo, que debe ser ratificado por Gibraltar, será probablemente el tema principal en la próxima campaña electoral gibraltareña, en primavera.

En el documento, Hassan afirma reiteradamente que el Reino Unido ha apoyado y apoya los deseos de los gibraltareños, lo que se habría visto en "los últimos acontecimientos". En cambio, Joe Bossano, líder de la oposición laborista gibraltareña, que espera ganar las elecciones manteniendo su oposición radical al acuerdo, considera que tanto el Gobierno del Peñón como el británico han cambiado de posición inexplicablemente sobre el tema del aeropuerto.En estos días, el deal (acuerdo) sobre el aeropuerto es la gran obsesión y tema de los corrillos en la pequeña ciudad de Gibraltar, que apenas cuenta con 20.000 habitantes de derecho. La oposición considera el acuerdo una concesión sin precedentes a España y está decidida a congelar su aplicación, bien en el Parlamento local o por la fuerza, bloqueando con manifestantes el aeropuerto. No obstante, según Bossano, lo más probable es que no llegue a votarse el asunto antes de la renovación de la Cámara, prevista para primavera.

Hassan se muestra, en cambio, "satisfecho" de la solución del problema, en el que su partido, según afirma, ha contado con el continuo apoyo británico a los deseos de los gibraltareños, y hace una llamada al realismo al afirmar que espera que "el pueblo reflexione cuidadosamente antes de decidir y piense con sus cabezas en lugar de con sus corazones". Con ello, intenta hacer ver a los gibraltareños que les conviene más una actitud de colaboración con el entorno español, ya que la integración económica en el seno de la Comunidad Europea es inevitable, que un rechazo frontal.

Con todo, el ex ministro principal del Peñón reitera que su dimisión no se debe al acuerdo sobre el aeropuerto, sino que estaba tomada hace meses, fundamentalmente por su deseo de gozar de vida privada al menos a sus 72 años. De cara al futuro, Hassan pide el apoyo para Adolfo Canepa, a quien su partido designó como sucesor y que ayer tarde tomó posesión del cargo ante el gobernador británico de la colonia. Sin embargo, en las últimas horas ha surgido una escisión, encabezada por un ex asesor de Hassan, Joseph Pitaluga, que pretende constituir un nuevo partido moderado sobre la base de los deseos de autogobierno pleno de la colonia.

Deterioro moderado

Las elecciones deben celebrarse en un plazo máximo de 90 días después de la fecha de terminación de la legislatura, el 14 de febrero. La gran incógnita ante ellas es si los antiguos seguidores de Hassan conseguirán rehacerse del deterioro que han sufrido por su posición ambigua sobre el acuerdo. De las palabras de Hassan se desprende su deseo de que los problemas locales pendientes de solución, como la vivienda o los servicios sociales, sean los temas principales a debatir en la campaña electoral. La oposición laboralista se muestra dispuesta a dar la batalla en este terreno, pero espera que sea la traición que según su opinión supone el acuerdo la que les dé la victoria.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de diciembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50