NUEVO GOLPE TERRORISTA

Tres jóvenes acribillan a un sargento de la Guardia Civil

Tres jóvenes, presumiblemente miembros de un comando etarra, asesinaron, pasadas las once de la noche de ayer, de varios disparos a bocajarro, al sargento de intervención de la Guardia Civil José Luis Gómez Solís, de 44 años, a la salida de la localidad guipuzcoana de Placencia de las Armas. Unas nueve horas antes, el policía de la escala básica Rafael Ribas resultaba herido de gravedad al explotar en sus manos una carta bomba depositada en el buzón de su domicilio en la localidad vizcaína de Basauri.

Los tres jóvenes se acercaron a cara descubierta al sargento de la Guardia Civil cuando se encontraba Junto a su mujer en el interior de su vehículo, un Talbot Solara matrícula de Bilbao 0074-AB. El vehículo estaba aparcado en el puente de Gila, situado a la salida de Placencia de las Armas en dirección a Soraluce y José Luis Gómez Solis se disponía a ponerlo en marcha. En ese momento, según testigos presenciales, se acercaron los tres terroristas y, tras arrojar al suelo a la mujer del sargento, dispararon vanas veces contra éste a bocajarro. En el lugar de los hechos fueron descubiertos, al menos, diez casquillos de bala. El sargento murió en el acto mientras su mujer era presa de un ataque de nervios. José Luis Gómez Solis estaba destinado como sargento de intervención en el cuartel de la Guardia Civil de Elgóibar, localidad distante unos seis kilómetros del lugar de la acción terrorista. Era padre de tres hijos de 16, 7 y 4 años.

Tres dedos amputados

Por otra parte, en el atentado ocurrido al borde de las dos de la tarde, el policía de la escala básica Rafael Ribas resultó herido de gravedad al explosionar en sus manos una carta bomba depositada en el buzón de su domicilio, en la calle del Beato Valentín de Berriotxoa del municipio de Basauri (Vizcaya), informa Pilar Luengo. Según fuentes del Gobierno Civil de Vizcaya, la carta bomba contenía una carga compuesta por unos 100 y 200 gramos de cloratita y pólvora negra. Al agente se le han amputado tres dedos de la mano derecha y tiene restos de metralla en la cara. El agente y su mujer, de nombre Estrella, regresaban de hacer unas compras. El agente fue trasladado al Hospital de Cruces, en Baracaldo, por una ambulancia del Cuerpo Nacional de Policía. La onda expansiva rompió los cristales de dos puertas y destrozó diversos buzones del portal, aunque, curiosarnente, no el del policía.Ribas, de 29 años, está casado y tiene tres hijos, según informa la agencia Efe. Reside en la localidad de Basauri desde 1982. En la actualidad, el policía, adscrito a la plantilla de la Jefatura Superior de Policía de Bilbao, presta servicios en la quinta sección de radio patrulla (conocido como 091), por lo que su trabajo consiste en vigilar las calles. El policía es natural de Sevilla y tiene concedido el traslado a su provincia de nacimiento para fechas próximas.Ribas presenta también tatuaje por metralla y pólvora que abarca la totalidad de la cara. Los ojos del agente quedaron muy dañados, con incrustación de metralla en ambos globos oculares. El parte médico facilitado por el hospital de Cruces, en el que ha sido ingresado, señala que su pronóstico es grave.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de diciembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50