CATÁSTROFE EN GALICIA

Las horas del caos

Los acontecimientos se precipitaron a partir de las 20.00 horas, cuando se habían producido ya pequeñas explosiones en el buque Cason que sembraron de nuevo la alarma en Finisterre. Poco antes, a las 18.00 horas, Andrés Moreno Aguilar había declarado que no había ningún peligro ni de explosiones ni de nubes tóxicas y que la gente podía permanecer en sus casas.A las 23.00 horas, el secretario del gobierno civil, por orden de Moreno Aguilar, puso en marcha el mecanismo de evacuación. A las 23.15, la Delegación del Gobierno en Galicia cornunica por radio que la evacuación es necesaria, que hay una nube tóxica y que se habían mandado 300 autobuses.

A las doce, el director general de la Marina Mercante, Madiedo, y el gobernador civil, Moreno Aguilar, criticaron el mecanismo de evacuación y la alarma injustíficada desatada entre el vecindario. Y poco más tarde, alrededor de las dos de la madrugada, la delegación del Gobierno informó que la nube no era tóxica. Este trasiego de noticias contradictorias sólo sirvió para sembrar la confusión entre la gente y provocar una tremenda oleada de críticas a las autoridades.

Más información

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 11 de diciembre de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50