Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Más allá de los códigos constructivos

"No olvide que estamos llegando al final del segundo milenio y que en el mundo hay ya gentes que no sienten ninguna nostalgia. Los últimos diez años de este siglo serán apasionantes y por ello es tanto más importante analizar cómo funcionan los comportamientos apocalípticos o qué implica el darwinismo social que tienta a algunos", dice Eisenman.El arquitecto, que sazona con ironía el rigor de su discurso intelectual, combina placer y meditaciones profesionales en la afición por el fútbol. "Pienso que el fútbol es un juego muy arquitectónico", dice, "porque es un intento de entender y controlar el espacio; por lo demás, las maneras de jugar, de reaccionar en el fútbol y son de gran utilidad para entender las culturas y los pueblos".

En junio del próximo año, E¡senman será -junto con Frank Gehry- uno de los dos arquitectos norteamericanos presentes en una exposición en el MOMA (Museo de Arte Moderno) de Nueva York que ha organizado el mítico arquitecto Philip Johrison para celebrar su retiro tras 60 años de profesión. La muestra, que se llamará Violated Perfection (perfección violada) recogerá obras arquitectónicas orientadas hacia el futuro.

El más reciente -y el más osado- de los proyectos arquitectónicos mostrados en Barcelona por Eisenman es su diseño del laboratorio de Biología de la nueva universidad científica de Francfort. (República Federal de Alemania).

"Al iniciar un proyecto", explica, "siempre recorremos al lenguaje de la arquitectura, pero en este caso creímos que había que buscar más. Así, recurrimos a los lenguajes de la biología y de la geometría y vimos que había procesos semejantes a los arquitectónicos que se podían desarrollar más allá del código constructivo tradicional. El edificio, que estará terminado en dos años, explica tres procesos que se dan en la arquitectura y en la biología: la reproducción, la traslación y la réplica".

"Me parece", concluye el arquitecto, "que hemos logrado una conjunción de forma y fondo, de figuración y abstracción, de racionalidad y arbitrariedad, algo que ilustra mi creencia de que es posible un camino alternativo hacia el futuro".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 12 de diciembre de 1987