Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se desconoce la identidad del agraciado con los 150 millones del primer premio del sorteo de la Cruz Roja

Todas las gestiones para localizar al poseedor de la papeleta AF81154, premiada con los 150 millones de pesetas del sorteo del oro, han resultado infructuosas hasta el momento. La papeleta fue vendida en una carnicería de Navalperal de Pinares, localidad de Ávila, con una abundante población veraniega. Los ganadores de los lingotes de oro del sorteo tendrán que incluir su valor en dinero como incremento de su patrimonio y como renta irregular en la declaración que presenten el próximo año a Hacienda.

Navalperal de Pinares, pueblo situado a 30 kilómetros de Ávila capital, seguía sumido ayer tarde en el mismo hervidero de conjeturas, rumores, sospechas y nervios que se desató la víspera, cuando se conoció que el boleto premiado había sido vendido en el pueblo, informa Francisco Mercado. La mano que repartió la fortuna fue la de José Antonio Segovia, dueño de una carnicería del pueblo.La media docena de empleados de la sucursal local de la Caja de Ahorros de Ávila a mediodía de ayer habían peinado los cientos de chalés y casas de vecinos y veraneantes de la zona sin resultado alguno. La carnicería de José Antonio Segovia no sólo es frecuentada por los vecinos del pueblo, que suman 1.000, sino algunos de los cerca de 4.000 veraneantes de la localidad, e incluso visitantes de poblaciones cercanas o de las numerosas urbanizaciones próximas.

José Antonio repartió 100 boletos entre sus clientes. Ayer tarde le faltaba por localizar a los poseedores de cuatro números: los comprendidos entre AF81153 y AF81156. Uno de ellos, el acabado en 4, es el premiado.

La Cruz Roja no oculta su disgusto por el relieve que ha alcanzado el contencioso que el ganador del primer premio del sorteo de 1985, Arturo Casañ, mantiene con Hacienda, a quien ésta reclama, entre la cuota correspondiente a la declaración de su patrimonio y la sanción (68 de los 70 millones del premio de esa edición) tal y como se relata en un artículo de su abogado en estas misma página. Este hecho puede influir en la intención del ganador de este año de dificultar su identidad, algo que ya han convertido en costumbre casi todos los agraciados con los grandes premios de la popular loto.

Segundo premio

El ganador de los 30 millones en que están valorados los 15 lingotes del segundo premio es Juan Martín Jaime, un agricultor jubilado de Benalmádena (Málaga). No se conoce, en cambio, el agraciado con el tercero, dotado con 20 millones de pesetas, cuyo número, el kB40477, fue vendido en Ceuta.En cuanto al contencioso de Arturo Cansañ con Hacienda, fuentes de la Cruz Roja negaron ayer que esta institución le hubiese dicho jamás que el premio estuviera exento de impuestos. Un portavoz de la oficina jurídica de la Cruz Roja manifestó a este periódico que, por el contrario, "se le aclaró, sin ningún género de dudas, que el premio de este sorteo, hasta el momento, no estaba exento de impuestos, como los correspondientes a la lotería nacional, la ONCE y las apuestas deportivo-benéficas.

Fuentes del Ministerio de Hacienda señalaron que no existe ningún motivo por el cual los sorteos de la Cruz Roja no hayan sido incluidos en la ley del Impuesto sobre la Renta, y agregaron que, en cualquier caso, este extremo puede ser incluido en la citada ley o contemplarse en las de futuros presupuestos generales del Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 30 de julio de 1987

Más información

  • Los ganadores tienen que declarar a Hacienda su importe