El ministro de Sanidad sostiene que en España se ha producido una desaceleración en la 'epidemía' del SIDA

El ministro de Sanidad español, Julián García Vargas, y otros expertos mundiales, como Luc Montagnier, descubridor del virus del SIDA, y Rafael Nájera, coordinador de un grupo de trabajo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre nuevos virus de esta enfermedad, trataron de restar catastrofismo en torno a la llamada epidemia del siglo XX. García Vargas dijo que se está iniciando en España una etapa de desaceleración de la enfermedad y Montagnier señaló que la variabilidad del virus no impedirá desarrollar una vacuna. Estas manifestaciones las hicieron en el marco de la Conferencia internacional sobre el SIDA que se inauguró ayer en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander.

El ministro de Sanidad, Julián García Vargas, informó en la sesión de apertura de la conferencia que en España se han contabilizado hasta el pasado mes de junio 508 casos de SIDA, 151 más que los registrados el pasado mes de marzo. Señaló que "a pesar de que la incidencia del SIDA crece en cifras absolutas con gran rapidez en nuestro país, estamos iniciando una etapa de desaceleración, puesto que los tiempos en los que se dobla el número de enfermos son cada vez más largos".De los 508 casos contabilizados en el mes de junio en España, 282 han fallecido y 226 están vivos. García Vargas dijo también que la tasa de supervivencia ha mejorado ligeramente si se comparan los datos actuales con los del mes de marzo.Por otra parte mientras que en diciembre de 1983 los datos indicaban que la enfermedad se doblaba cada 5,5 meses, los últimos datos indican que el tiempo en el que se dobla actualmente es de 7,9 meses. El ministro matizó que el tiempo de doblaje es mucho más dilatado entre homosexuales (8,9 meses) que entre drogadictos por vía intravenosa (5,7 meses), igual que en otros países, según los datos del Centro de Estudios Epidemiológicos en París.

En cuanto a la distribución del número de casos entre grupos con prácticas de riesgo, el ministro dijo que los drogadictos por vía parenteral ocupan el 51,4%; los homosexuales, el 21,8%; los drogadictos y homosexuales simultáneamente, el 6,8% los hemofílicos, el 10,4% por transfusiones o hemoderivados, 1.5%; hijos de madre afectada, l,4%; pareja de persona de grupo de riesgo, 0,8%, y, desconocidos, 5,2%.

Julián García Vargas no quiso entrar en la polémica sobre el número de portadores del virus y consideró que la estimación de 100.0,00, con la que trabaja el Plan Nacional de SIDA, ya supone un grave y preocupante riesgo para toda la población española". Añadió que "nos enfrentamos a una amenaza de enfermedad nueva, de consecuencias frecuentemente mortales y que constituye un complejo problema clínico y epidemiológico".

"Es un riesgo", añadió, "que afecta de forma preferente a colectivos específicos, pero qne incide también, aunque más linútadamente, sobre la población en general, que está ex-puesta a los grandes movimientos migratorios que se producen cada año por el turismo". Apuntó que el Gobierno no es partidario de cambiar los comportamientos más personales de los diudadanos, pero estimó necesario "informar a la población general, incluso con crudeza, sobre los riesgos", e invitó a las iniciativas privadas que proporcionen información fundamentada científicamente, a que -se integren en el Plan. Nacional del SIDA.

Vacuna

Por su parte Luc Montagnier dijo en una conferencia pronunciada en este encuentro internacional que la, variabilidad del virus no impedirá desarrollar una vacuna puesto que hay partes del virus que son muy estables. Montagnier aseguró que el enemigo es un retrovirus que tiene parientes en los primates y afirmó que, el SIDA es una perversión del sistema inmunológico que desemboca en la depresión de este sistema.Tras referirse a los dos virus que provocan el -SIDA, el VIH1 y el VIH2, dijo que los científicos tienen esperanzas de disponer en los próximos pieses de una prueba para distinguir entre amabos virus desde el punto de vista del diagnostico. En cuanto al tratamiento terapeútico de la enfermedad Montagnier afirmó que actualmente se están dando progresos interesantes en los laboratorios, pero aún no se ha alcanzado una terapia curativa.

"Tenemos experiencia con medicamentos antivirales", dijo, "pero su utilización se ha restringido porque, a veces, son productos muy tóxicos. En estos momentos las investigacior nes se orientan a obtener productos no tóxicos. Es necesario utilizar medicinas contra el virus y tratamientos que afecten al sistema inmunológico de los enfermos del SIDA y a los portadores. Hay que encontrar también medicinas que puedan llegar al cerebro, pues éste, junto con el sistema inmunológico, es una zona que también es dañada por el virus del SIDA".

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 06 de julio de 1987.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50