X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Vecinos del edificio España denuncian las molestias producidas por dos discotecas

Un grupo de vecinos del edificio España, perdidos en la inmensidad de las más de 2.000 oficinas del mismo, han denunciado al Ayuntamiento las continuas molestias, los peligros y los riesgos de sucesos a que están sometidos por la existencia de dos discotecas, en las plantas 25 y 26 del inmueble, situado en la plaza de España y sede del hotel Plaza.

Los vecinos han conseguido, después de innumerables gestiones, que el concejal del distrito de Centro, Miguel Lara, clausure la discoteca de la planta 25, aunque no otras salas de diversión que funcionan en la misma planta. Todo el edificio pertenece a la Inmobiliaria Metropolitana, SA, que ha alquilado tanto las oficinas como el espacio ocupado por el hotel, las discotecas o las apenas 60 viviendas habitadas por particulares diseminadas por todas las plantas.Los escritos presentados por un grupo de vecinos al concejal centran sus protestas en las molestias que supone para ellos el continuo subir y bajar de los ascensores a las discotecas, y han puesto de relieve que los ascensores utilizados pueden parar en todas las plantas restantes, en un edificio que, por la noche, cuando las oficinas están cerradas, se encuentra prácticamente vacío y no hay cortapisa alguna a que alguien baje del ascensor en un piso cualquiera.

La primera de las discotecas, la Sky-Garden, se abrió en el verano de 1984. Desde entonces, los vecinos vienen denunciando que se abrió "sin los mínimos sistemas de seguridad y aislamiento, provocando infinidad de molestias por el ruido de la música. Las personas que acuden a dicho local hasta altas horas de la madrugada deambulan por el edificio sin control alguno, aporreando puertas, vaciando extintores... en definitiva, alterando la paz y el sueño a que todos tenemos derecho", según se dice en un escrito dirigido al alcalde.

La situación se agravó cuando, en diciembre de 1986, se abrió una segunda discoteca en la planta 25. Según el escrito presentado al alcalde, un vecino que una noche subió al piso 25 a protestar fue recibido con amenazas y malos modos por los empleados de la discoteca.

Después de numerosas gestiones y retrasos, el concejal Lara recibió a uno de los vecinos denunciantes y le anunció que había clausurado la discoteca de la planta 25 por carecer de licencia de apertura. Lara añadió que no podía hacer nada respecto al local de la planta 26 porque estaba acogido a una licencia "concedida en los años 50 para un restaurante denominado Parrilla del Plaza, que cesó en su actividad hace más de 15 años".