LA PLAGA DEL SIGLO XX

Dimite el director médico del hospital de Bellvitge por el incumplimiento de la normativa sobre el SIDA

El director médico de la residencia de la Seguridad Social de Bellvitge (Barcelona), Josep Maria Capdevila, presentó por escrito su dimisión irrevocable pocas horas después de que los 300 facultativos del hospital acordaran exigir a las máximas autoridades políticas y sanitarias el cese de los cuatro miembros que componen el comité de dirección, entre ellos el director médico, por el incumplimiento de la normativa sobre el SIDA.

El director general del Instituto Catalán de la Salud, Xavier Trias, tras una larga reunión con el conseller Laporte, comunicó anoche que se había acordado aceptar esta dimisión y que hoy será nombrado el sustituto. Según Trias, el doctor Capdevila le había manifestado por la mañana su intención de dimitir.Los médicos consideran que el comité de dirección es el máximo responsable del incumplimiento de la orden de la Generalitat que entró en vigor el 11 de noviembre pasado, y que obligaba a todos los bancos de sangre a realizar la prueba de anticuerpos del SIDA, por lo que podría haberse inoculado el virus a alguno de los aproximadamente 4.500 enfermos que han sido sometidos 4 transfusión durante el período de incumplimiento.

Los representantes electos de los facultativos del hospital decidieron también abandonar las juntas de Gobierno, Clínica y Facultativa, además de todas las otras comisiones clínicas en la que están representados (Mortalidad, Infecciones, Farmacia, Historias Clínicas, etcétera), para expresar su total desconfianza hacia el actual comité de dirección.

El comité de dirección está compuesto por el director gerente, Fortunato Frías (que es la máxima autoridad del centro); el director médico, Josep Maria Capdevila; la directora de Enfermería, Natividad Esteve, y el director de Administración y Suministros, Antonio Martín.

La decisión de exigir el cese de todo el comité de dirección fue adoptada en una reunión a la que asistió la práctica totalidad de la plantilla médica, incluidos los cargos de los diferentes departamentos. Aparte de los 289 médicos del organigrama clínico, sólo se permitió la asistencia a la reunión a los médicos internos residentes (MIR) adscritos formalmente al propio hospital, con lo que la asistencia total fue de 312 facultativos. De ellos, 306 votaron a favor de la propuesta de exigir el cese, seis se abstuvieron y no hubo ningún voto en contra.

La decisión fue adoptada por seis motivos. Primero, por el incumplimiento de la orden anteriormente citada; segundo, por la "desatención prestada por el comité de dirección a las repetidas solicitudes de la jefe del servicio de Hematología y Hemoterapia" para que la norma fuera cumplida; tercero, por "las consecuencias lamentables e imprevisibles que dicha conducta temeraria ha tenido y puede tener en el futuro para la salud pública"; cuarto, por "el deterioro irreparable producido a la imagen del hospital"; quinto, por "el daño provocado a los trabajadores del propio hospital, tanto en lo referente a su dignidad y prestigio profesional, como al desprecio de sus condiciones de seguridad en el trabajo" y, finalmente, por haber primado los criterios económicos sobre los asistenciales.

Posible querella

El documento, firmado en primer lugar por todos los cargos representantivos y después por el resto de facultativos, será enviado, según se acordó, al presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, al del Parlamento catalán, Miquel Coll Alentorn, al conseller de Sanidad, Josep Laporte, a los secretarios generales de los partidos con representación parlamentaria y al Consejo General de Colegios Médicos de Cataluña. El diputado comunista Ramón Espasa, cirujano de este hospital, anunció que plantearía la cuestión en el Parlament.La Asociación de Facultativos del Hospital estudia la posibilidad de exigir del Colegio de Médicos de Barcelona la constitución de una comisión deontológica que investigue la actuación del director médico del centro, doctor Josep Maria Capdevila. Esta misma asociación se plantea proponer a los médicos del hospital la presentación de una querella criminal contra los cuatro integrantes del comité de dirección.

Por otra parte, ayer se iniciaron las pruebas de detección de anticuerpos del SIDA en las muestras de sangre que todavía se conservan en el hospital.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS