Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ceuta, Melilla y el Sáhara centran la atención ante el discurso del trono de Hassan II

El rey Hassan II de Marruecos se dirige hoy a la nación en su tradicional discurso del trono. Las palabras del soberano alauí, que se conocerán esta tarde a través de la televisión, llegan en medio de una gran expectación política, debido esencialmente a dos cuestiones presentes y consideradas de alto interés nacional: la nueva estrategia real sobre Ceuta y Melilla (llamada a España a la negociación) y la guerra del Sáhara, espinoso asunto aireado en los últimos días por los violentos combates de Al Farsiya.

El 26º aniversario de la entronización de Hassan II, que convierte en estos días todo el país en una fiesta, tiene su acto cumbre hoy en Rabat con la tradicional ceremonia de pleiteisía popular al rey, a la que asistirán, como invitados de honor, el secretario del Tesoro norteamericano, James Baker, y el embajador de Estados Unidos ante la ONU, general Vernon Walters.Las calles de Rabat están engalanadas con banderas y pancartas múltiples en las que, pese a que no hay referencia alguna a la reivindicación de Ceuta y Melilla, sí en cambio se saluda a los soldados del Sáhara. La Prensa de oposición, por su parte, que sí mantiene la cuestión de Ceuta y Melilla en sus primeras páginas, recuerda, no obstante, que el 28 pasado se celebró el 11º aniversario de la evacuación definitiva de las tropas españolas en El Aaiún. El periódico socialista Al Itihad al Ichtiraki (La Unión Socialista) recogía en su primera página unas alusiones del máximo responsable del partido, Abderrahin Buabid, en las que dice textualmente: "La recuperación de Ceuta y Melilla se realizará tarde o temprano a través de la movilización y la lucha y no mediante los consejos".

Por su parte, el general Vernon Walters, en otras declaraciones al diario estatal Le Matin du Sahara, hacía referencia abiertamente a la cuestión del Sáhara, tanto en su dimensión política como en la militar, y advierte que los recientes combates entre el Frente Polisario y las Fuerzas Armadas Reales en la región de Mahbes y Al Farsiya (25 de febrero) "han sido un, incidente muy serio que ha provocado más de un centenar de muertos en los dos lados, y no sólo en la parte marroquí". Y añadía: "Si yo me encontrara al otro lado de la barrera [en alusión al Frente Polisario], estaría un poco intranquilo. Marruecos es un país de 20 millones de habitantes".

Walter desmintió que en su reciente visita al sur de Argelia, concretamente al desierto de Taguit, próximo a los campos de refugiados saharauis de Tinduf, se hubiera entrevistado con dirigentes del Frente Polisario, y anunció que Estados Unidos aplaudiría un gran Magreb unido, como propone Argelia, aunque la cuestión del Sáhara es algo que tiene que resolverse en las Naciones Unidas.

En relación a Marruecos, este general norteamericano, que en su día adelantó a los aliados europeos el bombardeo contra Libia, dijo que se trata "de un país único, porque es atlántico y mediterráneo, árabe y africano, y comprende mejor que cualquiera a los europeos, lo que le da una posición extraordinaria". Y precisó: "Además está en el estrecho de Gibraltar, lo que es muy importante para nosotros, puesto que tenemos a la VI Flota en el Mediterráneo para apoyar a nuestros aliados de Europa".

Walters se mostró crítico con el diario The New York Times en relación con unas recientes informaciones sobre que el verdadero objetivo del bombardeo de Trípoli era la muerte de Muammar el Gaddafi, y manifestó: "Eso es falso, porque de haber sido así, no hubiéramos realizado tan sólo un ataque. The New York Times es un periódico opuesto al presidente, y las autoridades políticas no tenemos protección contra la difamación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 1987