Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Marcinkus celebrará en el Vaticano el rito del miércoles de ceniza, según 'L'Unità'

El arzobispo estadounidense de origen lituano Paul Marcinkus, presidente del Instituto para las Obras de Religión (IOR, el llamado banco del Papa), para quien la Magistratura italiana ha pedido la detención por sus supuestas responsabilidades en la quiebra fraudulenta de¡ Banco Ambrosiano, ocurrida en 1982, impartirá mañana, miércoles de ceniza, a los fieles en una capilla de¡ Vaticano la tradicional liturgia de la ceniza, según ha revelado el diario L'Unità, órgano del Partido Comunista Italiano.

Marcinkus es el personaje del que más hablan las crónicas estos días. Además de presidente del IOR, es el pecador para quien los jueces de Milán han pedido la cárcel y al que el papa Juan Pablo II protege con el arma de la inmunidad que le otorga un tratado entre Italia y el Vaticano firmado por Benito Mussolini en 1929.Marcinkus, además de presidente del banco del Papa, preside el organismo que gobierna el Vaticano y, por dicho motivo, seguramente será el encargado de celebrar la liturgia de cuaresma para los empleados vaticanos y de pronunciar el sermón de apertura de la cuaresma.

Ello ha sido, sin embargo, motivo de no pocos comentarios irónicos, y hay quien ha recordado que, antiguamente, la Iglesia, exigía a los pecadores públicos, antes de poder entrar a la iglesia, ponerse, en señal de penitencia, a la puerta "con la cabeza cubierta de ceniza".

El domingo, en el Satyricón, suplemento satírico del diario La Repubblica, apareció el Evangelio según Marcinkus. Uno de los versos decía: "Es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja que no que un arzobispo acusado salga del Vaticano".

Mientras tanto, el banquero del Papa no está con las manos cruzadas y sigue su actividad normal. Se ha podido comprobar que de algún modo sigue interesándose, por lo menos en algunos de sus aspectos, por la organización de los viajes papales. De hecho, estos días, mientras los periódicos hablaban de la orden de detención contra Marcinkus, él recibió a una comisión argentina que se interesa por el viaje del Papa a aquel país, a primeros de abril próximo.

Al parecer, se trataba sólo de estudiar el problema del papamóvil que Juan Pablo II usará en su recorrido por Argentina. Pero podría tratarse de algo más importante. Entre tanto, antes de dicho viaje, con mucha probabilidad volverá a reunirse en el Vaticano la comisión de los 15 cardenales de todo el mundo (entre ellos, el catalán Narciso Jubany), encargada de estudiar los problemas de las finanzas vaticanas.

Es la misma comisión que ya había pedido hace años una reforma a fondo del IOR y la destitución de Marcinkus de su puesto de presidente de dicha banca papal. ¿Qué hará ahora? De hecho, ya se vuelve a hablar de posibles sustitutos de Marcinkus. El que hasta hace poco tuvo mayores posibilidades de reemplazarle era el arzobispo Glovanni Chelli, representante del Vaticano ante la ONU. Ha sido siempre el candidato del cardenal Agostino Casaroli, secretarlo de Estado.

Pero ahora se habla de otra persona. Según informaciones reveladas ayer por el semanario L'Espresso, uno de los candidatos con más posibilidades es el sacerdote y miembro del Opus Dei Renato Dardozzi, de 62 años. Dentro del Vaticano existe un gran nerviosismo. Por una parte, los pro Marcinkus enarbolan la bandera de "la víctima inocente de las conjuras ocultas", y afirman que la campaña contra Marcinkus es una forma para abrir paso al Opus Dei, que quiere adueñarse de las finanzas vaticanas.

Quienes no soportan a Marcinkus insisten en el desprestigio que puede suponer para la Iglesia mantener a un personaje de este tipo en un puesto clave. Hace sólo unos meses, el cardenal Caprio, presidente de la Comisión de los Asuntos Económicos de la Iglesia, afirmó claramente que el hecho de que las finanzas vaticanas estén en déficit se debe a los escándalos provocados por la administración del IOR por parte de Marcinkus.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 1987

Más información

  • Un sacerdote del Opus Dei, candidato a la sucesión del 'banquero del Papa'