Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DIÁLOGO ENTRE LAS SUPERPOTENCIAS

La Unión Soviética pretende negociar en seis meses el desmantelamiento de los euromisiles

El acuerdo sobre la eliminación de misiles de alcance intermedio (INF) norteamericanos y soviéticos en Europa es posible en un plazo inferior a seis meses y dejando de lado momentáneamente los contingentes nucleares franceses y británicos, según manifestaron ayer en Moscú altos representantes de la URSS, que explicaron a la Prensa la nueva propuesta soviética presentada simultáneamente en la mesa de negociaciones con EE UU en Ginebra.

La propuesta del Kremlin, difundida oficialmente el sábado último, supone la primera iniciativa Soviética de desarme desde la cumbre de Reikiavik del pasado octubre y desbloquea el paquete de armamento mediante el cual Moscú vinculaba el acuerdo sobre los misiles de alcance intermedio en Europa a la renuncia al proyecto norteamericano SDI (Iniciativa de Defensa Estratégica).[El jefe de la delegación soviética en Ginebra, Yuri Vorontsov, presentó formalmente la propuesta a su colega norteamericano, Max Kampelman. La sesión duró una hora y no se filtraron detalles sobre la iniciativa, informa Reuter desde Ginebra. Pero un portavoz de la delegación de EE UU declaró que ambas partes habían acordado ampliar las negociaciones sobre los euromisiles más allá de mañana, fecha en que debía aplazarse la actual ronda de negociaciones. Preguntado antes de la reunión por las "nuevas propuestas" soviéticas, Kampelman comentó: "Creía que se trataba de propuestas antiguas, recalentadas". La antigüedad se refería a la cumbre de Reikiavik.]

Al presentar como factible un acuerdo que eliminaría totalmente los 22-20 soviéticos de la parte europea de la URSS y los misiles Pershing 2 y de crucero de los países europeos de la OTAN en un plazo de cinco años, Moscú ha vuelto al punto sobre el cual casi llegaron a un acuerdo el presidente Ronald Reagan y el líder soviético, Mijail Gorbachov, en Reikiavik.

La última propuesta soviética contempla también conversaciones sobre los misiles de más corto alcance. Alexander Besmertnij, viceministro de Asuntos Exteriores de la URSS, dijo ayer que su país está preparado para mantener de inmediato negociaciones sobre estos cohetes, respondiendo así "de forma positiva a la preocupación de los países de la OTAN". Si se llega a un acuerdo sobre los cohetes de alcance medio, los de más corto alcance serán inmediatamente retirados desde la RDA y Checoslovaquia (donde se instalaron en respuesta al despliegue de euromisiles por parte de la OTAN) a territorio de la URSS, según dijo ayer el primer viceministro de Defensa y jefe del Estado Mayor soviético, mariscal Serguei Ajromeiev.

El jefe de la Dirección de Cuestiones de Armamento del Ministerio de Asuntos Exteriores de la URSS, Víctor Karpov afirmó ayer que redactar el texto de un acuerdo sobre cohetes de alcance medio "no es una cosa fácil y requiere cierto tiempo", pero se podría hacer en "menos de seis meses".

Shultz, a Moscú

Besmertnik manifestó que se está considerando el que el secretario de Estado norteamericano, George Shultz, viaje a Moscú y que los preparativos de este viaje son un tema de tecnología diplomática. Karpov no dio fecha para tal visita y afirmó que los ministros no quieren encontrarse "con las manos vacías". El funcionario soviético manifestó su esperanza de que EE UU reaccione favorablemente a la propuesta de la URSS. Besmertij considera que la acogida occidental a tal propuesta ha sido "positiva". El planteamiento de una cumbre entre Reagan y Gorbachov es todavía "prematuro", según dijo el viceministro, quien se manifestó a favor de encuentros políticos al máximo nivel que tengan un carácter "sólido, serio y sustancial".

"Nuestra posición en la actualidad es que no ligamos los cohetes estadounidenses en Europa con las fuerzas nucleares del mismo tipo en Francia y Reino Unido. Es decir, consideramos que es posible liquidar los cohetes Pershing y de crucero en territorio de los Estados europeos de la OTAN y los SS 20 en territorio de la URSS, dejando por el momento sin tocar las fuerzas de Francia y Reino Unido", dijo el representante militar soviético. Añadió que "en el proceso de reducción de armas nucleares deben participar todos los Estados, no sólo EE UU y la URSS, y en alguna etapa de este proceso deben sumarse el Reino Unido y Francia". "Es algo a discutir en el futuro", señaló.

Fuentes soviéticas y occidentales, por separado, mostraban ayer sus dudas sobre la posibilidad de que la URSS acepte un acuerdo sobre INF sin algún tipo de garantías sobre el futuro de las armas nucleares franceses y británicas. La URSS sigue ligando las reducciones en armas estratégicas, sobre las cuales se había llegado también a un acuerdo de recorte del 50% en Reikiavik, a limitaciones en la SDI. El desbloqueo del paquete de intereses y compromisos de Reikiavik, con la desvinculación de los euromisales, se ha debido, según Besmertnij, a la aparición de "nuevas circunstancias". "No podemos vivir con un bloqueo, especialmente en la actualidad", dijo el viceministro, quien reconoció que el momento elegido para hacer la propuesta soviética no es ajeno a la situación interna en Washington, aunque negó que Moscú trate de aprovechar los problemas internos de EE UU.

[Mientras tanto, un clima de optimismo reinó ayer sobre la segunda reunión en Viena entre representantes de los países de la OTAN y del Pacto de Varsovia para consultas informales sobre el modo de abordar las futuras negociaciones sobre desarme convencional "del Atlántico a los Urales", informa France Presse.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 1987

Más información

  • Yuri Vorontsov presentó ayer en Ginebra la nueva oferta de Moscú