Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La oferta de compra de acciones de ACESA superó los 60.000 millones

La oferta de dinero para adquirir acciones de ACESA, empresa concesionaria de las autopistas catalanas, se ha situado en una cifra superior a los 60.000 millones de pesetas, según fuentes de las entidades financieras aseguradoras de la oferta pública de venta de los 43.000 millones de pesetas que poseía el Fondo de Garantía de Depósitos. La crisis de FECSA, que coincidió en parte con el período de presentación de ofertas, repercutió negativamente sobre el nivel de peticiones de compra, en opinión de las fuentes consultadas.

El Banco Hispano Americano, La Caixa y la Caja de Barcelona, como accionistas minoritarios de ACESA, aseguraron la puesta en venta del paquete mayoritario de acciones que estaba en poder del FGD como consecuencia de la crisis de Bankunión. El fondo tenía 43.000 millones de pesetas que, quería colocar entre inversores privados favoreciendo las peticiones de menor cuantía, para lo que se establecieron distintas condiciones para el supuesto de que hubiera de procederse a efectuar un prorrateo.El período de petición de acciones estaba abierto hasta el 28 del pasado mes de febrero, y hasta el próximo jueves no se tendrá información de las peticiones totales recibidas por las 22 entidades que han actuado como aseguradoras y coaseguradoras. En cualquier caso, en función de los datos parciales de que disponen los tres aseguradores, la demanda de acciones se situará entre 60.000 y 70.000 millones.

Según estos cálculos, el Hispano Americano ha recibido peticiones por valor de algo más de 12.000 millones de pesetas, cantidad similar a la de La Caixa, mientras que la Caja de Barcelona ha contabilizado unos 10.000 millones de pesetas. Estas tres entidades se habían comprometido a colocar 15.000 millones de pesetas, menos de la mitad de las peticiones, lo que significa que estos inversores gozarán de un prorrateo mayor.

En opinión de estas entidades, el exceso de peticiones se ha concentrado, sobre todo, en ellas, ya que las 19 entidades restantes, que tenían que colocar 28.000 millones de pesetas, habrían recibido pocas peticiones por encima de esta cantidad.

Si se confirman estas cifras, las solicitudes inferiores a un millón de pesetas se cubrirán sin necesidad de proceder a prorrateo; para cantidades mayores, hasta unos 30 millones de pesetas, el prorrateo será escaso y el recorte más importante se producirá para peticiones superiores. Sin embargo, otras fuentes señalan que la demanda de compra de acciones podría llegar al final a ser mayor de la estimada hasta ahora, y situarse en torno a los 80.000 millones de pesetas.

Menos demanda

La crisis de FECSA, que se desató a la semana escasa de iniciarse el período de un mes de presentación de ofertas, frenó las peticiones. La mayor parte de los inversores manifestaron su intención de adquirir acciones en la primera semana, y a partir de ese momento se produjo un fuerte retroceso que se recuperó muy ligeramente cuando las bolsas españolas volvieron a recuperar la tendencia alcista.Los inversores extranjeros, que habían manifestado inicialmente su deseo de comprar acciones de ACESA, empresa presidida por Carlos Bustelo, parece que al final no han acudido ante la noticia de que se produciría un prorrateo. Los fondos de pensiones y las instituciones financieras extranjeras deciden inversiones de volumen más elevado de lo que les correspondería, dado el prorrateo, lo que puede provocar una menor presencia extranjera en las cifras finales de adjudicación.

Estas cifras definitivas se darán a conocer el próximo día 12 de marzo, cuando las entidades aseguradoras decidan a partir de qué nivel debe realizarse el prorrateo y el porcentaje que se deberá aplicar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 3 de marzo de 1987

Más información

  • La crisis de FECSA retrajo a potenciales inversores privados