X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Cerrada la compra de Antibióticos por el grupo italiano de Cubiertas Montedison, que pagará 58.200 millones de pesetas

La multinacional italiana del sector químico Montedison y la firma española de farmacia Antibióticos, SA, anunciaron ayer la consecución de un "acuerdo de integración", sujeto a verificación administrativa, que culmina con éxito las conversaciones iniciadas el pasa do mes de noviembre. La multinacional italiana pagará 58.200 millones de pesetas por el 100% de las acciones del grupo Antibióticos. Una parte de dicha cifra, en torno al 30%, será invertida por los actuales dueños de Antibióticos en la compra en bolsa de acciones del holding Montedison, mientras, que el consejero delegado de la firma española, Mario Conde, pasará a ocupar un puesto en el Consejo de Administración de Montedison.

El presidente del grupo italiano, Mario Schimberni, no estuvo ayer en Madrid, lo que parece abonar la idea de que el acuerdo, uno de los más importantes de la historia empresarial privada española, estaba ya listo el viernes, día en que Schimberni, en compañía de Mario Conde y Juan Avelló, fueron recibidos en la Moncloa por Felipe González. Los directivos españoles se sienten plenamente satisfechos de un acuerdo que asegura la supervivencia de "la marca y la cultura gerencial" de Antibióticos y aun la engrandece, mientras la parte italiana tiene una visión más pragmática del asunto y la Administración española parece aceptar la operación como inevitable.De acuerdo con las fuentes consultadas, los hasta ahora propietarios de Antibióticos -cuyos accionistas más importantes son Juan Avelló, con el 46%, y Mario Conde, con el 25%- invertirán un mínimo del 30% de esos 58.200 millones de pesetas en la compra de acciones de la propia Montedison, no de sus sociedades filiales, operación que tendrá que efectuarse en bolsa. Al margen de que esa compra de opción o no a un sillón en el, consejo del grupo italiano, Mario Schimberni se ha comprometido ante los ministros españoles de Industria y de Sanidad y ante el propio presidente de Gobierno a que Mario Conde ocupe una plaza en el consejo de administración del holding italiano.

Los términos del acuerdo contemplan la segregación de los activos de fermentación químico-farmacéuticos de Montedison, para formar con ellos una sociedad independiente que será llamada Antibióticos Italia, SA, cuya gestión corresponderá al actual equipo directivo español, a quien corresponderá también la gestión de los activos de fermentación existentes en España tanto de Antibióticos como de sus filiales Penibérica, SA, y Alcaliber, SA. Al equipo directivo de Antibióticos le corresponderá también la elaboración de la estrategia global a nivel mundial del área químico-farmacéutica, con la propuesta de políticas y objetivos referentes a productos y mercados. Incluso los nuevos activos que el grupo Montedison adquiera en el sector químico-farmacéutico serán gestionados por Antibióticos.

Escala mundial

Para la parte española, el resultado de integrar la gestión y activos de Antibióticos y Antibióticos Italia será "la existencia de una empresa de verdadera escala mundial, con posición de liderazgo en el campo de los antibióticos, conducido globalmente por el management español, que podrá penetrar en nuevos mercados aprovechando la presencia, el soporte financiero y de estrategia político-empresarial de Montedison".En el área farmacéutica, el equipo directivo español seguirá controlando en el mercado local las actividades de especialidades farmacéuticas que desarrolla Antibióticos, así como las de sus filiales Ibys, SA, e Inmunología y Alergia, SA, y también las que lleva a cabo Farmitalia Carlo Erba en España. La identidad de Antibióticos será mantenida también en este subsector, así como su "cultura de gestión, dentro de las líneas de estrategia mundial que en este campo marque Montedison, implementadas por Erbamont".

En el terreno de la investigación y desarrollo, el acuerdo -que garantiza la totalidad de los casi 2.000 puestos de trabajo del grupo Antibióticos- reconoce la existencia de un equipo de investigación en la firma española que, particularmente en el área químico-farmacéutica, le ha permitido contar "con una tecnología adecuada, competitiva a nivel mundial en este sector". El grupo italiano potenciará esas posibilidades investigadoras, tanto en presupuestos como en personal.

Salida a bolsa

Cuando la integración esté concluida, el acuerdo prevé que una parte del capital social de Antibióticos sea sacado a los mercados de valores, tanto en España como en otros países europeos, lo que "intensificará el mantenimiento de la identidad propia de Antibióticos".Para Mario Conde, de 38 años, consejero delegado de Antibióticos, que ha llevado personalmente las negociaciones con Mario Schimberni, las opciones de la firma española no eran muchas, teniendo en cuenta que "el negocio químico-farmacéutico sólo puede hoy concebirse a escala mundial; la fortaleza del negocio depende hoy de manera directa de la capacidad de investigación, y sólo esa dimensión mundial permite sufragar los costes de investigación y de aprovisionamiento tecnológico para poder competir". La integración en Montedison puede permitir a Antibióticos lograr la dimensión.