Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL DUQUE DE ALBA, EN LA ACADEMIA

Jesús Aguirre ocupa el sillón 'f' de la Real Academia con un elogio del conde de Aranda

La infanta Cristina acudió a la toma de posesión del nuevo académico

Las invitaciones para la recepción de Jesús Aguirre, duque de Alba, como nuevo miembro de la Real Academia Española se habían agotado cuatro días antes. En su discurso habló de El conde de Aranda y la reforma de espectáculos en el siglo XVIII. Intelectualidad y aristocracia se fundieron ayer en la toma de posesión del sillón f, el mismo que ocuparon antes un jesuita, Luis Coloma; otro duque, Carlos la Torre, y su predecesor, Manuel de Terán. "Al menos en estos tres casos", dijo el duque, "la f ha sido algo más que un signo alfabético, y se alza a significación de fidelidad". La infanta Cristina asistió al acto.

Jesús Aguirre y Ortiz de Zárate recordó a los asistentes que era el tercer duque de Alba que ha ocupado un sillón de la Academia. Tercer representante de la casa nobiliaria más importante de España que ocupa un sillón en la Academia, tras Fernando de Silva y Álvarez de Toledo, duodécimo en el título, y Jacobo Fitz-James y Falcó, decimoséptimo duque de Alba. Con 52 años, Jesús Aguirre es uno de los académicos más jóvenes. "Yo soy un anticuado", dice a este respecto el duque de Alba. "Hay en la Academia dos personas infinitamente más jóvenes que yo: Carmen Conde y Elena Quiroga".De Manuel de Terán, su predecesor en el sillón del que ayer tomó posesión Jesús Aguirre, recordó sus lecciones de geograria, "que no nos desahuciaron de nuestra pasión infantil por esta asignatura". "Terán aupaba, desde luego, la asignatura a disciplina en sus lecciones. Pero nombres que desgranaba en ellas -Leonardo, Descartes, Petrarca, Ortega o Burckhardt- constituían otras tantas estaciones de viaje en momentos en los que el desplazamiento mental comenzaba a resultar asequible".

Cartas autógrafas

Posteriormente, el duque de Alba, que también posee el título de conde de Aranda, pasó a exponer su trabajo sobre El conde de Aranda y la reforma de espectáculos en el siglo XVIII, en el que hizo una aproximación a la figura de Pedro Pablo Abarca de Bolea y Ximénez de Urrea, décimo conde de Aranda [resumen del discurso en páginas siguientes]. Un trabajo que al duque de Alba, según él cuenta, le ha llevado un año de trabajo y un mes, este verano, en Santander, para escribirlo. La edición del discurso contiene 13 cartas autógrafas del conde de Aranda. Los archivos del palacio de Liria, según Jesús Aguirre, han sido fundamentales. "Hoy, gracias a este discurso", dijo ayer en su contestación el académico Fernando Lázaro Carreter, "conocemos más y mejor aquel capítulo apasionado del Siglo de las Luces, las cuales con tanto esfuerzo consiguieron sostenerse ardiendo en el pabilo. Un trozo de la centuria ilustrada ha desfilado ante nosotros, animado por la palabra precisa y docta del señor duque de Alba".

Fernando Lázaro Carreter fue uno de los académicos que, junto con Dámaso Alonso y Rafael Lapesa, presentó la candidatura de Jesús Aguirre. Lázaro Carreter, que hizo el discurso de contestación, comenzó con la manifestación de respeto al título que ostenta el decimonoveno duque de Alba. "Pero no es ese motivo, llamémoslo sucesorio, el que ha determinado la accesión de Jesús Aguirre a este estrado: pueden heredarse elegancia y blasón, pero no se llega a la Academia por herencia".

Lázaro Carreter, que expresó el beneficio que la Academia puede recibir de un contacto íntimo con los archivos de la primera casa ducal, pasó a analizar los méritos que han convertido al duque en académico, los "nuinerosos empeños culturales en que ha triunfado". "Cuantos lo conoceinos", dijo ayer Lázaro Carreter, "estarnos deseando verle ejercitar aquí su agudeza y arte de ingenio, su gracianesca prudencia, su ironía quevediana, su discreción osada".

Un gran número de representantes de la cultura y la política asistieron al acto, celebrado en la Academia, entre ellos el ministro de Educación, José María Maravall; la duquesa de Alba, Cayetana, y sus hijos; Carlos Ferrer Salat, miembro del Comité Olímpico Internacional; Rafael Escuredo, ex presidente de la Junta de Andalucía; el ministro del Interior, José Barrionuevo, y el productor de cine Elías Querejeta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de diciembre de 1986