Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento decidirá el horario del mercado central de frutas

El Ayuntamiento de Madrid promulgará un decreto de regulación del horario del mercado central de frutas y hortalizas para poner fin al conflicto entre mayoristas y minoristas, que ha mantenido durante 10 días desabastecida a la ciudad a finales del pasado mes de septiembre y que amenaza con seguir. "Asentadores y detallistas no se ponen de acuerdo", dijo ayer Adolfo Pastor, responsable del área municipal de Abastos, "de forma que el Ayuntamiento decidirá el horario, y no lo moverán ni unos ni otros, porque se les aplicará el peso de todos los recursos legales", añadió el concejal.

Las organizaciones empresariales Confederación de Pequeños y Medianos Empresarios de Madrid (Cepyme-Madrid) y Confederación de Autónomos de la Autonomía de Madrid (CADAM) están decididas a desactivar cualquier intento por parte de los minoristas fruteros de implicar al resto del pequeño comercio en seguir un desabastecimiento de productos alimentarios como el producido a finales de septiembre, segun informó ayer Adolfo Pastor, concejal de Abastos, en el curso de una conferencia de prensa en la Casa de la Villa.Ésta había sido convocada, conjuntamente con la Concejalía de Abastos y Consumo, por el director general de Comercio de la Comunidad de Madrid, Carlos Arnaiz; el presidente de Cepyme-Madrid, Fernando González Olivé; el presidente de CADAM, Primitivo Sanz; el director general de Mercasa, Ramón Seró, y el dire ctor general de Mercamadrid, Ángel Fernández Ballesteros.

Adolfo Pastor explicó que tanto mayoristas como minoristas, después de sucesivas conversaciones mantenidas durante los últimos días, "no llegan a un acuerdo, ni siquiera en la fórmula de acatar un arbitraje que en principio habían aprobado". El punto de ruptura final se ha producido, según dijo Pastor, a raíz de que los mayoristas propusieran que aceptarían el arbitraje si sus trabajadores participaban en la negociación, cuestión a la que se opusieron rotundamente los minoristas. El conflicto de los lunes de Mercamadrid sigue, por tanto, en pie.

Dicho conflicto se centra principalmente en una posición contrapuesta de los dos sectores de fruteros: los minoristas quieren que los asentadores del mercado central abran todos los lunes del año, y éstos se niegan. En el momento actual rige el horario de apertura en lunes desde el 15 de septiembre hasta el 1 de junio, y de cierre el resto del año.

Apoyo empresarial

El concejal explicó que, Ilegados a esta situación, el Ayuntamiento de Madrid ha mantenido una reunión con las organizaciones y organismos asistentes a esta conferencia de prensa y ha llegado a la conclusión de promulgar un decreto del horario de Mercamadrid que zanje el conflicto".Según Pastor, la regulación del horario es competencia exclusiva del Ayuntamiento. "Hasta ahora siempre hemos tratado de que el horario fuese a gusto y por acuerdo de ambas partes. En esta situación es imposible. El Ayuntamiento lo marcará y no lo van a mover. Si les gusta, bien y, si no, se tendrán que aguantar".

Dicho horario, no obstante, se dictará -"lo antes posible"- después de que las citadas organizaciones y organismos escuchen de nuevo a mayoristas y minoristas en una tanda de reuniones antes del fin de semana. El próximo lunes, día 13, se volverá a plantear el conflicto si no varían las posturas de máyoristas y minoristas mantenidas antes de iniciar las negociaciones, el pasado lunes. Según el horario aún vigente, los mayoristas cerrarán. En tal caso, los minoristas iniciarían un nuevo boicoteo, para el que intentan sumar a la Federación de Mercados y Galerías de Alimentación.

"Si hay presiones contra el nuevo horario", dijo Pastor, "el Ayuntamiento será muy riguroso. Si el problema viene por los mayoristas, estamos decididos a retirarles las concesiones de los asientos, y si son los minoristas los que realizan un cierre de fruterías, sacaremos a la calle los camiones necesarios para abastecer al consumidor directamente".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 10 de octubre de 1986

Más información

  • Mayoristas y minoristas no se ponen de acuerdo