Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un fenómeno Musual

París Las emanaciones de gas del lago camerunés de Nios, que han provocado al menos 1.200 víctimas, son un fenómeno "muy inusual", según Godfrey Fitton, geólogo británico especialista en los volcanes de Camerún.Fitton, que atribuye las emanaciones a la liberación repentina del dióxido de carbono acumulado en el subsuelo del lago volcánico, manifestó ayer que él no ha oído nunca que se haya producido un fenómeno similar en ninguna otra parte del mundo.

"Quizás sólo suceda en esa región debido a que se da una combinación de lagos situados en cráteres, clima tropical y actividad volcánica reciente en el último millón de años (lo que en Geología es poco tiempo)", añadió Fitton.

El geólogo británico, que trabaja en la Universidad de Edimburgo, comparó el incidente con otro similar ocurrido en agosto de 1984 en la misma zona.

"Hay pequeños conos volcán¡cos- que están ahora apagados, pero el gas continúa brotando a través de ellos hasta que finalmente sale. Cualquiera que viva erí sus proximidades se sofoca", explicó Fitton.

El hecho de que en esta ocasión el gas se haya acumulado en vez de brotar simplemente se debe, según el geólogo, a que el cráter afectado se encuentra debajo del agua. Para Fitton es muy improbable que la emanación sea una señal de una futura erupción volcánica. Los volcanes de la zona no han estado activos en miles de años. Es mucho más probable que el gas proceda de un volcán extinguido que de uno nuevo.

Esta opinión es también corroborada por Roland Breton, geógrafo en el Centro Camerunés de Estudios Antropológicos. Para él, parece excluido que el fenómeno pueda estar relacionado con un resurgimiento de la actividad volcánica, a un recalentamiento de las capas geológicas profundas que haya proyectado el gas hacia lo alto. "No hay, que se sepa, chimenea volcánica o bolsa magmática en esta región. Se trata de un vulcanismo muy viejo", declaró Breton.

Otro especialista, Jean Christophe Sabroux, del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia, consideró sin embargo que el gas volcánico retenido en bolsas durante años podía haberse abierto un camino, gracias a la corrosión, a través de las rocas calcáreas.

La erupción del lago Nios ha sido la peor delos pocos inciden tes de este tipo conocidos. "El número de estos que han causado muertos o heridos se limita a cinco según el vulcanólogo norte americano Clem. Shearer. Otro estadounidense, Willian Nelson, aseguró que "los cráteres volcánicos pueden producir emisiones de gas, y ha muerto gente en unos popos incidentes aislados, pero este ha sido uno de los peores".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de agosto de 1986