Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de haití advierte del riesgo de guerra civil y hace un llamamiento a la calma

Puerto Príncipe

El teniente general Henri Namphy lanzó en la madrugada de ayer un llamamiento a la unión y a la calma tras las manifestaciones antigubernamentales que se han sucedido en los últimos días en distintas ciudades de Haití. Namphy, presidente militar del Consejo Nacional de Gobierno (CNG), aseguró, en un mensaje radiotelevisado, que el país "se encuentra al borde de la anarquía" y que los atentados contra las fuerzas del orden "pueden ser el preludio de una guerra civil".

"Personas en posesión de una ideología negativa, por atrayente que ésta parezca, se han infiltrado en las filas lanas del pueblo", aseguró el teniente general Henri Namphy, que llegó al poder tras el derrocamiento popular del dictador Jean Claude Duvalier el pasado mes de febrero. Namphy arremetió contra los "hábiles grupos desestabilizadores" y los "políticos dominados por sus ambiciones de poder".Bandas armadas con machetes recorrieron Puerto Príncipe en la noche del miércoles mientras manifestantes antigubernamentales montaban barricadas y quemaban neumáticos para exigir el cese de tres ministros: el de Interior y Defensa Nacional, el de Finanzas y el secretario de Estado para la Información.

Los miembros de las bandas rompieron automóviles en las zonas residenciales de la capital, al tiempo que exigían dinero a los transeúntes. Algunos observadores creen que la violencia de las bandas y manifestantes supera incluso la desplegada durante las revueltas que desembocaron en la caída de Baby Doc. Ningún grupo político patrocina públicamente los actos de protesta.

El coronel Williams Regala, ministro del Interior y de la Defensa Nacional -al tiempo que segundo miembro militar del CNG-, explicó que las Fuerzas Armadas haitianas, que hasta el momento se han mantenido dentro de los cauces de "la prudencia y la moderación", han recibido orden de "reaccionar con dureza contra, cualquier atentado a la seguridad de la nación haitiana". Las protestas pacíficas podrán seguir celebrándose, pero "las manifestaciones salvajes" serán reprimidas, agregó Regala.

Fuentes hospitalarias aseguran que siete civiles resultaron heridos de bala en Puerto Príncipe en los incidentes del miércoles. El día anterior, un militar murió a consecuencia de un tiro disparado por un manifestante en un barrio de la capital en el que otro militar había sido gravemente herido. el pasado viernes, según Regala.

Por otra parte, entre el lunes y el martes cinco personas perdieron la vida en enfrentamientos entre bandas rivales pertenecientes a villas miseria de Puerto Príncipe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de junio de 1986