Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÉXICO 86

Avance furtivo

Cuando los primeros legisladores del fútbol introdujeron en el reglamento la figura de lo que hoy conocernos por fuera de juego, la llamaron avance furtivo. Se trataba con ello de sancionar a los jugadores que se colocaban furtivamente por detrás de la defensa contraria para esperar allí el pase. Se entendía tal cosa como una conducta desleal, como una forma de desentenderse del trabajo de equipo y de sacar fruto personal del trabajo colectivivo.El fuera de juego data nada menos que de 1866, y en el momento de su creación la regla era más dura que ahora, porque exigía la presencia de tres contrarios entre el jugador avanzado que espera el pase del compañero y la línea de fondo. Luego, la regla se fue dulcificando poco a poco. En 1920 "se admitió que cualquier jugador pudiera esperar el saque de banda en posición adelantada, y en 1925 se redujo a dos el número de defensores necesarios para que no exista el fuera de juego.

Pero pasado el tiempo, el fuera. de juego se ha ido constituyendo en un arma de utilización igualmente ventajista y desleal en manos de los defensas. A principios de los años setenta muchos equipos comenzaron a utilizar la trampa del fuera de juego. Cuando el equipo contrario avanza, la defensa se adelanta bruscamente, de acuerdo a alguna consigna acordada. Uno o más delanteros quedan en fuera de juego. No se trata de flartivos, sino de incautos. El avance furtivo es el de los defensas.

Este mándial parece traer hasta el momento la buena noticia de que esta táctica está en retirada. Ya se han desarrollado contratácticas que la anulan, de las que la principal es el pase largo tras la espalda de la defensa que se adelanta. El balón va hacia los espacios vacíos en busca del lugar hacia el que se dirige, a la carrera, alguno de los hombres más atrasados del equipo que posee el balón, mientras que los más adelantados regresan velozmente a su campo, como haciendo hincapié en que no quieren intervenir en la jugada.

Quizá sería bueno que el reglamento diera libertad al árbitro para decidir si el fuera de juego es culpa del atacante o ha sido provocado por la defensa. El reglamento ya señala que el defensa que se sale del campo para dejar a un delantero en posición avanzada no provoca el fuera de juego. El caso es similar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de junio de 1986

Más información

  • FÚTBOL POR DENTRO